17 de octubre del 2021
FOTO CORTESÍA MARCAS
9 de Junio de 2021
Por:
Redacción Credencial

Los beneficios de comprar un vehículo híbrido o eléctrico se apilan unos sobre otros. Si quiere contribuir a frenar el cambio climático a la vez que ahorra dinero a largo plazo y disfruta de los 'permisos' especiales de circulación, esta guía es para usted.

Un salto a la movilidad sostenible

A SIMPLE VISTA, es difícil de creer eso de que 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero en el mundo se originen en las ciudades, como sostiene el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), pues estas no ocupan más del 2% de la superficie terrestre. Pero luego, si se revisa cómo son esos conglomerados humanos, uno entiende: en ellos vive más de la mitad de la población del planeta y algunas urbes pueden albergar la población de naciones enteras de tamaño medio. Es el caso de Tokio, en cuya área metropolitana residen 37 millones de personas, seguida por otras ciudades-país como Seúl (20 millones) o el Distrito Federal de México (con otros 20). Pensemos en esas cifras por un segundo: toda Noruega, por ejemplo, tiene aproximadamente cinco millones de habitantes, y Ecuador unos 18: menos, mucho menos que las ciudades mencionadas.

Las urbes contaminan mucho no solo porque en ellas haya industrias que afectan la atmósfera frágil que nos da vida. Se trata, también, de la responsabilidad de los sistemas de transporte de combustible fósil, que producen, según el Banco Mundial, más de 20% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero, esas que modifican el clima planetario. ¿Cómo no considerar, entonces, sumarse a las legiones de seres humanos e industrias conscientes de que quieren marcar una diferencia?

Por todo lo anterior y valiéndose de mentes brillantes que entienden el sentido de urgencia, la industria automotriz ha desarrollado una gama de opciones para el conductor que desea reducir su impacto en el medioambiente. La movilidad eléctrica e híbrida ya no es un sueño para el futuro, ese que se veía tan lejano cuando los combustibles fósiles eran la única fuente de energía para movilidad –tiempos ya superados–. Y una nota al margen: en ese uni- verso, Bogotá está sorprendentemente adelantada con respecto a otras ciudades de América Latina, pues tiene casi 500 unidades eléctricas en su flota de transporte público, sobrepasando a Santiago de Chile y ubicándose en el primer lugar de la región en cantidad de buses eléctricos. Mandatarios y sector privado conocen la gran responsabilidad que tienen; así como los usuarios particulares. Gracias a la consciencia asociada a todo ello, en el mundo circulan hoy, según la Agencia Internacional de Energía (EIA), más de 5,1 millones de coches eléctricos.

En Colombia hay cifras positivas, pese a la pandemia: según Andemos (Asociación Nacional de Movilidad Sostenible), entre enero y febrero hubo 1.744 matrículas de vehículos ‘cero emisiones’, que incluyen eléctricos e híbridos. Con ello, el parque automotor de tecnologías limpias acumulado desde 2011 hasta 2021 en el país es de 12.882, una cifra promisoria.

 

 

LOS TIPOS

Los vehículos que reducen o de plano eliminan sus emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero se dividen en las siguientes categorías, identificables mediante siglas. Los HEV (Hybrid Electric Vehicle) son aquellos que son convencionalmente híbridos, es decir que su motor principal funciona con combustión de gasolina y diésel, pero cargan –autosuficientemente, sin enchufes– una batería que contribuye con algunas funciones del vehículo. Caso interesante el de Toyota, que en el país vende tres versiones híbridas de la RAV4 y dos del Corolla.

Por su parte, los PHEV (Plug-in Hybrid Electric Vehicle) se pueden enchufar a una toma eléctrica, lo que les permite cargar una batería. Pero ambas fuentes de energía –el motor a combustión y la batería eléctrica– se retroalimentan y se activan según necesidad. En Colombia lideran en esta franja, según Andemos, las marcas BMW, Mercedes-Benz (esta última con un alto repunte de ventas en los últimos dos años), Mini, Volvo y Mitsubishi, seguidos por Porsche, Audi, Jeep y Toyota.

Los vehículos que son puramente eléctricos se identifican con las siglas BEV: Battery Electric Vehicle, cuya movilidad y demás funciones dependen en un 100% de la batería o baterías que tenga incorporadas y que se cargan mediante un enchufe. Así como los híbridos, estos también pueden cargarse con la energía cinética producida al frenar y otros métodos autosuficientes, pero la alimentación por cable será su principal fuente. Según la organización citada, juntando enero y febrero, a comienzos de este año se vendieron 243 vehículos en esta categoría y las marcas que son punta en ella son, por sus cifras de ventas acumuladas desde 2011: Renault, BYD, BMW, Nissan y Oransh.

 

LOS BENEFICIOS

El principal es el que ocurre en el medioambiente, pues los vehículos eléctricos reducen a cero sus emisiones cuando circulan, mientras que los híbridos pueden disminuir su impacto a la mitad o menos. Sin embargo, existen otras ventajas que quizá no se sabe cuán valiosas son, sino hasta que se experimentan. Por un lado –y pese a que el precio de compra de los vehículos suele ser mayor al de los vehículos a combustión–, los usuarios reportan un grandísimo ahorro con respecto a lo que gastaban en combustible antes de adquirir sus vehículos sostenibles. Una ‘tanqueada’ de un Twizy, por ejemplo –uno de los modelos clave de Renault en este rubro– está bien por debajo de un equivalente a 20.000 pesos colombianos en energía eléctrica. En una ciudad colombiana y con un uso de frecuencia común y corriente en la máquina, quizá son necesarias dos cargas completas en la semana: ¿cuántos podemos decir eso cuando llenamos un tanque de gasolina, sobre todo cuando los precios de esta última suben y se gravan tanto?

No menor es el beneficio auditivo, pues la reducción del ruido producido por el vehículo es tal que las ciudades donde estos tienen más presencia son supremamente silenciosas: los peatones incluso deben andarse con cuidado, pues no es raro ser sorprendido por un ‘pitazo’ en vez de por el ruido de un motor. De hecho, en algunos países de la Unión Europea se han introducido normativas para que los BEV e híbridos incorporen registros mínimos de emisión de sonido a sus unidades, en pro de la seguridad vial. En todo caso, hay que hacer eco de lo dicho por la Organización Mundial de la Salud (OMS) acerca de la contaminación acústica o auditiva, que produce –dice el ente– deterioros en la salud física –en los oídos– y mental de la gente –vía ansiedad y dificultad de concentración o de conciliar el sueño–.

Para muchos, la joya de la corona es el tratamiento especial por parte de las autoridades tanto tributarias como de movilidad: además de que los vehículos eléctricos están exentos de pico y placa en todo el país, los híbridos también gozan de ese beneficio en Bogotá, Medellín, Manizales y Bucaramanga. También es de resaltar el IVA reducido a 5% en eléctricos e híbridos. Y otra cosa: los BEV no requieren de todo ese engorroso y costoso proceso de mantenimiento comunes en los motores de combustión, que, sea por refrigeración, aceite u otros factores, terminan llevándonos a revisión con frecuencia.

 

LOS CARGADORES Y DUDAS ASOCIADAS

Un repaso general a los vídeos de ciudadanos subidos a YouTube sobre movilidad eléctrica particular en Colombia arroja una conclusión: algunos cuestionan si en el país hay o no una infraestructura suficiente para que el usuario pueda recargar su batería con energía donde y cuando sea. El panorama en ese frente es optimista: hoy el número de estaciones de carga en Colombia es relativamente discreto, pues según el sitio especializado Electromaps el país cuenta con 76 estaciones de carga y 188 conectores. Bogotá, por su parte, cuenta con 19 estaciones y 43 conectores, mientras que Medellín tiene 53 conectores en 18 puntos y Cali 8 en 4 sitios. Otra de las preocupaciones comunes es que, al salir de una ciudad a otra, una carga completa no alcance para llegar al destino. Por eso, las grandes empresas de energía eléctrica que tienen presencia en Colombia ya han comenzado a tejer una red entre urbes. Entre Bogotá y Medellín, por ejemplo, hay ya un par de puntos, pero las ambiciones van mucho más allá: EPM, Celsia y Enel Codensa están entre las grandes firmas comprometidas con el robustecimiento de la infraestructura necesaria, y algunas ofrecen el servicio de instalación de un cargador doméstico en el lugar donde se parquee el vehículo. 

 

Mazda

“Los diseñadores e ingenieros tenían objetivos muy claros para nuestro primer vehículo eléctrico. Este debía tener un diseño sobresaliente y ofrecer una conducción excepcional, dos puntos que son parte esencial del ADN de Mazda y que nos distinguen de nuestros competidores”, sostuvo el presidente y consejero delegado de Mazda Europa, Yasuhiro Aoyama, cuando presentó el Mazda MX-30 en el Tokyo Motor Show. “Pero también –continuó– debía hacer una contribución positiva a la reducción de las emisiones a lo largo de todo el ciclo de vida del producto”.

 

Aunque esta SUV no llega aún al mercado colombiano –se está comercializando principalmente en Europa–, representantes de la marca sostienen que tienen proyectado traerlo en un futuro no lejano. Ya hay muchos interesados, pues la efectividad y la elegancia en diseño del vehículo (típica del concepto “menos es más”, tradicional de la compañía) son innegables: gracias a que el sistema integra la batería
a la estructura de la carrocería del vehículo, el espacio interior está inteligentemente optimizado. 

 

 

Toyota

Hay dos vehículos Toyota que son altamente reconocidos en el mercado los híbridos a nivel mundial pero que, en Colombia, son reyes en las ventas en movilidad sostenible: el Corolla Hybrid y la RAV4 Hybrid. El primero, con 1.8 litros y su sistema recargable, proporciona una sensación cómoda de total control al volante. Esto no es raro, pues está basado en la Toyota New Global Architecture (TNGA), que lleva puliéndose ya un par de décadas. Con 126 caballos de fuerza de potencia combinada en ambas versiones –Corolla XE-i HV y Corolla SEG HV– el interior de este carro es luminoso gracias a su diseño, así como al techo corredizo. Además de todas las mejores configuraciones de seguridad y de conectividad a bordo de este bólido, un atractivo clave es el sistema precolisión, que se activa en caso de percibir un riesgo inminente.

Por su parte, la RAV4 híbrida (foto) tiene 219 caballos de fuerza en potencia combinada. Viene en tres versiones –Limited, XLE y LE– y, como en el Corolla, su componente eléctrico es autorecargable (ambos modelos son HEV). Su motor de combustión es un potente 2,5 litros que no se siente así de grande, teniendo en cuenta lo silencioso y suave tanto para el conductor como para los pasajeros. Su diseño exterior es imponente y el interior es elegante, sobre todo en la edición Limited; totalmente renovado si se le compara con versiones anteriores. 

 

 

Nissan

325 kilómetros de autonomía en ciudad ofrece esta segunda generación del espectacular modelo LEAF de la marca japonesa. Todo gracias a su nuevo tren motriz eléctrico y a sus baterías de ion litio con capacidad de 40 kilovatios hora, diseñadas por módulos. Viene equipado con la tecnología e-Pedal, que permite arrancar, acelerar, desacelerar y detenerse utilizando un único pedal. El Nissan LEAF es el vehículo 100% eléctrico más vendido del mundo, con más de 365.000 unidades comercializadas desde que fue lanzada su primera generación. 

 

Renault

Son tres los modelos que la marca francesa comercializa en Colombia, todos 100% eléctricos. El más conocido es el Renault Twizy, disponible en su versión Technic negro y blanco. Su motor es de 13 kilovatios y permite alcanzar una velocidad máxima de 80 kilómetros por hora. Muchos hemos visto este pequeño, bello, ágil y económico vehículo encaramarse por las colinas típicas de las ciudades colombianas sin problema.

Para quien desee transportar algo de mercancía, la opción indicada es la renault Kangoo Z.E, una herramienta de trabajo eficiente y ecológicamente amigable que hoy incluso hace parte de la flota de firmas de primer nivel como Nutresa o DHL. Pero, para muchos, la joya de la corona es el nuevo Renault ZOE, en su versión ZEN (foto), cuya autonomía es un hito, pues permite viajes largos, a veces necesarios en el país: 395 kilómetros, gracias a la batería Z.E. 50, rediseñada completamente para ofrecer una capacidad de 52 kilovatios hora. En el país estará disponible en cinco colores: azul celadon, blanco cuarzo, gris highland, gris titanium y rojo fuego.

 

Ford

Llegó al mercado nacional al espectacular Ford Escape Híbrida, cuya batería de iones de litio —ubicada debajo de los asientos de la segunda fila— es más pequeña y liviana que otras, pero con mayor capacidad. Se trata de una HEV, por lo cual no necesita ser conectada, sino que se recarga con la energía cinética producida en el frenado. Además, no hay que 'echarle mucha cabeza', pues el sistema elige automáticamente una combinación óptima de recursos entre los motores. Además, la versión Titanium tiene un atribut precursos en Colombia: se estaciona por sí misma gracias al asistente de parqueo 2.0. Su motor es de 2,5 litros y la potencia combinada de 200 caballos de fuerza.