20 de septiembre del 2021

Colombia

 

 

 

La caricatura no existe, únicamente, para hacernos reír. Tan profundos y disruptivos pueden ser sus mensajes que nos ponen a reflexionar y, de tanto en tanto, hasta sacuden al poder.

Quizás no haya una mayor congruencia que la que hay entre lo que Antonio Caballero escribe en sus columnas y la cara que pone cuando habla. Mírenlo y digan si es una exageración: el ceño fruncido dibuja en la frente algo similar a un árbol en otoño, cuyas ramas son la marca de antiguas elucubraciones que reflejan cierta preocupación perenne o un genio de los mil demonios. Sus ojos melancólicos, o más bien su mirada impaciente, delata un genuino fastidio con la pose, o mejor, con que lo inviten a posar.

¿QUÉ SIENTE cuando llega la hora de dormir? ¿Felicidad o algo más parecido a la angustia? Si le ocurre esto último, puede que algo ande mal con sus hábitos de sueño, o que exista alguna interferencia en el ambiente que perturbe su dormir.

UNA PULSERA DELGADA con los colores de Colombia adorna la muñeca derecha de Tilda Swinton (Londres, 1960).

UN CURIOSO peregrinaje ocurre en el cementerio Woodlawn, en Nueva York: a una de sus tumbas acuden bartenders del mundo entero. En octubre del 2004, por ejemplo, David Wondrich era quien buscaba la tumba indicada entre las 300.000 del camposanto.

 

DURANTE LA SEGUNDA semana de julio de este año se registró una ola de calor nunca antes vista en el norte de Estados Unidos y Canadá que produjo, entre otras consecuencias devastadoras, la mortandad de una gran cantidad de criaturas marinas que estaban acostumbradas a los fríos extremos en esas latitudes.