porro

Adriana Lucía López Llorente es una portadora de tradición. Quizás a los puristas no les guste mucho este apelativo en su caso, pues los discos de la cordobesa tienen –no se niegan, al revés, se disfrutan– elementos de rock y pop contemporáneos.

Dice Adriana Lucía que toda su música del presente está anclada a su pueblo, Lorica, en el departamento de Córdoba. Las velas chorreantes en las caras de las bailarinas, el ganado que solo camina a punta de cantos y ese ritmo lleno de mezclas raciales, de un poco jazz y de otro tanto de improvisación, le determinó a la artista su propio sonido.