28 de octubre del 2021

Musica

  • Llevan un apellido con gran relevancia en la industria artística latinoamericana. Pero lejos de ser una carga, ha sido –según ustedes– un motor. ¿Cómo así?
Efectivamente. Siempre hemos soñado con continuar el legado Montaner dentro de la música y que no sea solamente nuestro padre el que deje una huella muy importante. Para eso hemos estado trabajando toda nuestra vida y, gloria a Dios, lo estamos logrando, no solamente nosotros, sino varios miembros de nuestra familia.
 
CURADORES
  •  Andrés Cepeda:
La música es a Colombia lo que la gastronomía es a México: una veta de identidad que nos describe. Que contiene la sofisticación de nuestras culturas, de nuestros pueblos, de nuestra diversidad, de nuestras emociones, de nuestros relatos.
 
De Colombia se esperan talentos excepcionales, y así debe ser en un país por cuyas venas corre la cumbia, la chirimía y el joropo, pero también el rock, el hiphop, la salsa y el reguetón, entre tantos ritmos.
 
  • Ha sido un año de limitaciones, pero la hemos visto muy activa. ¿Qué fue de su carrera musical durante la pandemia?
 
  • Dijo que una imagen recurrente en su infancia es la de su madre recorriendo los rincones de la casa mientras interpretaba canciones. ¿Ese fue su primer acercamiento con la música?
Para esta ocasión, el Festival Canta y Encanta, que por años se ha realizado en Medellín, se celebró de manera virtual con más de 40 agrupaciones que participaron desde sus hogares en todo el país. El evento contó con la participación de niños, niñas y jóvenes artistas invitados para reunirse alrededor de las artes escénicas y las músicas colombianas. 
 
EN EL imaginario colectivo que ha creado el cine a lo largo de su historia, asociamos la figura del vaquero con aquel hombre que, montado en su caballo, recorre unas llanuras inmensas. Su figura se ve a lo lejos, cerca del ocaso, con un sol que, como telón de fondo, brilla con fulgor. Jinete y caballo avanzan desafiantes hacia una cita, como en el viejo western. A la hora señalada, deberán saldar una deuda o cobrar venganza.
  • Cincuenta años de vida y veinte con Jarabe de Palo. ¿Es amigo o enemigo del tiempo?
Amigo. Cuanto más tiempo pasa, mejor. El asunto es saberlo gestionar y gozarlo al máximo. La vida es urgente.
 
  • ¿Lo ha acompañado alguna manía a la hora de escribir durante todo este tiempo?

  • ¿Cómo vive el confinamiento?