30 de noviembre del 2022
Foto: IStock.
Foto: IStock.
24 de Noviembre de 2022
Por:
Lucas Herrán

Los alimentos de origen vegetal y animal ofrecen la mayoría de micronutrientes para que su cuerpo esté sano. Pero existen otros que, en algunas circunstancias, este no produce por su cuenta y deben ser suplidos.

TAGS: Actualidad

Multivitamínicos: ¿cuándo tomarlos?

*Artículo publicado originalmente en la edición impresa de mayo del 2022. 

*Nota: este artículo ofrece una visión general sobre el fenómeno tratado, pero no reemplaza una consulta directa con un médico y/o nutricionista. Se recomienda saldar dudas con un profesional de la salud directamente y a la luz de su caso particular.

Las ciencias médicas han logrado normalizar una de sus más sólidas certezas: una alimentación balanceada, especialmente rica en frutas y verduras, es esencial para que el cuerpo humano tenga un desempeño biológico adecuado. Pero no siempre la ingesta de alimentos garantiza ese balance y, por eso, desde hace décadas, los multivitamínicos se han ganado un espacio tanto en los mercados de la industria farmacéutica como en las dietas de millones de personas.

Para entender mejor el valor de estos medicamentos, así como para quitar el velo de los mitos que llevan sobre sí y conocer los posibles riesgos que tiene tomarlos, REVISTA CREDENCIAL consultó con la doctora Ana María Palacios, médica de la Universidad Javeriana, doctora en Ciencias Nutricionales de la Universidad de Texas y actual profesora de la Escuela de Salud Pública de La Universidad de Georgia Southern.

¿Qué son y para qué sirven?

Según el Instituto Linus Pauling, las vitaminas son compuestos orgánicos que los seres humanos necesitan en pequeñas cantidades en la dieta. Un compuesto orgánico se considera vitamina cuando la falta de ese compuesto en la dieta provoca síntomas evidentes de su deficiencia. En ese sentido, un multivitamínico es un suplemento alimenticio que contiene una combinación de vitaminas y minerales, y cada una de ellas cumple una o varias funciones específicas en el cuerpo.

"Las personas que tienen síndrome de Wilson deben evitar los multivitamínicos con hierro".

La mayoría de multivitamínicos tienen vitamina C, A, D, B12, ácido fólico y minerales esenciales. Que sean denominados como “esenciales” quiere decir que el cuerpo no los puede producir, o lo hace en cantidades muy pequeñas, por lo cual se deben ingerir a través de los alimentos o de suplementos alimenticios. “Los multivitamínicos también pueden contar con ácidos grasos esenciales, como el omega 3 y 6, que son necesarios para muchas funciones biológicas y están presentes en todas las membranas de las células, ya que hacen que sean más elásticas, y en consecuencia estemos más saludables”, afirma Palacios.

Es fundamental saber que hay varios momentos en la vida de una persona en los que los multivitamínicos se vuelven necesarios. Por ejemplo, cuando los bebés están comenzando la alimentación complementaria, es decir, cuando tienen entre 5 y 6 meses y están comenzando a dejar la leche materna. Según Palacios: “Se ha visto que los bebés en esa etapa tienen una altísima vulnerabilidad por tener deficiencias de micronutrientes. Es recomendable hablar con el pediatra o con el médico para identificar oportunidades de ofrecerles suplementos multivitamínicos, sobre todo que tengan hierro, zinc y vitamina D. La encuesta nacional de situación nutricional en Colombia (ENSIN, 2015) identificó que el 62 % de los niños entre 6 y 11 meses tienen anemia, y esta se produce, entre otras cosas, por deficiencia de hierro y zinc”.

Las mujeres en embarazo y en edad reproductiva son también candidatas para tomar suplementos que tengan vitaminas del grupo B como ácido fólico y vitaminas B12 y D, calcio, hierro y zinc, entre otras. Los adultos mayores, cuya capacidad corporal de absorción de la vitamina B12 se disminuye —estando esta involucrada en la división y en la replicación celular— son susceptibles también de adquirir esta vitamina mediante un suplemento. 

Contraindicaciones y precauciones

Las personas que tienen enfermedad renal crónica, que estén tomando diuréticos o que tengan hipertensión, deben tener precaución al tomar multivitamínicos que tengan potasio, según lo indicado por la doctora Palacios. Así mismo, las personas que tienen sobrecarga de hierro o el síndrome de Wilson deben evitar tomar multivitamínicos que tengan hierro porque “pueden dar molestias gastrointestinales, nausea, vómito, insuficiencia hepática y la muerte. Además, las vitaminas que son liposolubles, es decir las A, D, E y K, si se toman en exceso pueden ser tóxicas para el hígado”, sostiene la especialista y añade: “Del mismo modo, no es recomendable que alguien consuma calcio cuando está tomando antibióticos, ya que las fluoroquinolonas como laciprofloxacina, que se utilizan para tratar las infecciones de vías urinarias, disminuyen su absorción hasta en un 40 %. Se recomienda que tomen los multivitamínicos dos horas antes o después de que reciban la dosis del antibiótico o, dado el caso, suspender el multivitamínico mientras que están recibiendo el tratamiento antibiótico”.

“Hay ciertas condiciones en las que se deben tomar multivitamínicos con precaución”, dice la doctora Palacios desde la Escuela de Salud Pública de La Universidad de Georgia Southern.

No es solamente la vitamina C

Cuando el cuerpo está enfermo —por ejemplo, de gripa—, los requerimientos nutricionales se incrementan porque todas las células del sistema inmune están actuando y la temperatura corporal sube para que esas células puedan atacar a las bacterias o el virus presente con mayor eficacia. Palacios es enfática en que “lo importante es saber que necesitamos un poquito de todo, y que sin una vitamina o un mineral, el cuerpo no va a funcionar bien. Por esa razón, los multivitamínicos son una oportunidad espectacular para incrementar las vitaminas y minerales que a veces no logramos obtener en nuestra dieta. Mi recomendación es tomar un multivitamínico que tenga de todo, incluyendo vitamina C, zinc y omega 3: DHA y EPA”.


Recomendaciones generales

En el mercado actual hay un sinnúmero de multivitamínicos de diversas marcas y la composición nutricional depende de cada una. “Mi recomendación respecto a su compra es que sean de una industria farmacéutica conocida porque ellas, usualmente, tienen la capacidad de testear los micronutrientes que están poniendo. Pero si una persona tiene comorbilidades (enfermedades crónicas), es indispensable que consulte con un médico porque hay ciertas condiciones en donde se deben tomar multivitamínicos con precaución. Sin embargo, si la persona es saludable, es seguro que los compre por sí misma, no sin antes educarse bien”, explica Palacios.

No reemplazan los alimentos

Los alimentos de origen vegetal y animal tienen vitaminas y minerales que benefician los procesos biológicos que ayudan al cuerpo a estar saludables y que los multivitamínicos no poseen. Por esa razón, los multivitamínicos solo se consideran como un refuerzo a la dieta diaria. “Es necesario comer un poquito de todo y nada en exceso”, dice la doctora. “Se debe tener cuidado de no tomar muchas vitaminas. Hay muchos alimentos en el mercado que están fortificados, es decir, que al alimento se le añaden nutrientes extras que no tiene naturalmente. Por ejemplo, la harina de trigo está fortificada con hierro y con algunas vitaminas del complejo B. Es importante leer bien la etiqueta nutricional para saber si se está consumiendo una dieta balanceada y aprender las cantidades que necesitamos ingerir diariamente”, concluye.