27 de octubre del 2021

Gastronomía

27 y 28 de febrero
Plazoleta San Francisco (Popayán)
Calle 4 Nº 9 – 12
Mayor información al (2) 8242518
 

Recuerdo perfectamente el escalofrió que recorrió mi cuerpo cuando me enteré de joven de que la pasta no era italiana y que los tomates se los mostramos nosotros a Europa con el descubrimiento de América. Fue el mismo que sentí cuando me enteré de que el ratón Pérez no existía muchos años atrás, pero un poco más fuerte, ya que de adolescente uno ya cree que lo sabe todo.

Hace 8.000 años, en el lago Titicaca, en la frontera entre Bolivia y Perú, se encontró evidencia de lo que se considera el primer intento de domesticación de la planta, la cual fue muy aprovechada por las civilizaciones andinas por su capacidad de resistir heladas y alturas hasta de 4.300 metros sobre el nivel del mar. No somos conocidos por nuestras papas sino por el maíz, lo reconozco, esto es gracias al Imperio inca que se llegó a extender desde lo que hoy es Argentina hasta Colombia.

Fuese cual fuese su origen, el consumo de té estaba esparcido por todo Asia hace más de un milenio. Pero no fue hasta 1497, con la llegada de los portugueses a India, que Occidente tuvo contacto con él. Y sólo fue hasta 1610 que la Compañía Holandesa de las Indias Orientales hizo la primera importación a Europa; a Francia llegó 25 años después y finalmente fue llevado a Londres por el comerciante Thomas Garraway.

Del 21 al 24 de noviembre
Teatro Municipal Guillermo Valencia
Calle 3 # 6-81
6 p.m.
Entrada libre 

Aunque esta tradición ya se ha esparcido por todo el mundo, el brunch es por excelencia neoyorquino. Son infaltables los huevos benedictinos, la mimosa para refrescarnos y el blody mery para el guayabo. Claro está que en uno colombiano, yo espero tamal, arepa, empanadas, bistec a caballo, chorizo, jugos frescos y de pronto uno que otro refajo.

En un informe, la dirección de fomento de artes de ese país dice: “En la época de la conquista se recogen informaciones de que en la costa ‘comen carne y pescado crudo’ y al potaje de pescado crudo le llamaban Gualquen, primando también esta costumbre en el lago Titicaca y sus ríos afluentes.

Al terminar su aprendizaje en el mundo de lo salado, Albert pasó al de lo dulce. A su vez, ese año Lutaud se retiró para montar su propio restaurante en Alicante, dejando a Ferrán como único jefe de cocina.

Pero estas soluciones son sólo la punta del iceberg que representa a la comida de confort.

En diciembre de 2011 la Asamblea de las Naciones Unidas aprobó este nombramiento propuesto por Bolivia, que señaló en su conferencia el importante aporte nutricional de la quinua, resaltando también su adaptabilidad a diferentes climas y terrenos y exponiendo de esta manera su gran potencial en la lucha contra el hambre y la desnutrición mundial.