27 de octubre del 2021
29 de Septiembre de 2021
Por:
MAURICIO ROMERO

Se consiguen a partir de los 400.000 pesos. Pros y contras de esta tecnología que permite crear objetos tridimensionales.

 

 

¿Comprar impresora 3D?

SI BIEN EL MUNDO está lejos de ‘imprimir’ una cena, como en la serie animada Los supersónicos, o crear un cuerpo humano, como sucedió con el personaje Leeloo, de la cinta El quinto elemento, de 1995, en la que a partir de información genética una cápsula le da forma al cuerpo (y al alma) de la protagonista, se puede decir que la impresión en 3D está dando pasos agigantados hacia su popularización.


Tales avances en este, un proceso aditivo que construye objetos capa por capa, han estado marcados por hitos como la construcción de casas de concreto o adobe en Europa, por ejemplo, o de viviendas para dos personas en Italia y países Bajos, y que ya va en que arquitectos alemanes preparan conjuntos residenciales conformados por casas multifamiliares de más de 300 metros cuadrados de construcción. Ni qué decir de lo que se hace en los Emiratos Árabes.

Incluso, la compañía italiana Breton presentó una impresora 3D con inteligencia artificial que combina métodos aditivos y sustractivos (que quitan o remueven material) que brindan un producto terminado de mejor calidad y en menos tiempo, aunque este tipo de avance está disponible –por ahora– solo para las impresoras 3D industriales.

El otro hito importante es que estos dispositivos están conquistando el mercado de los hogares gracias a que sus precios se han reducido sustancialmente hasta ser asequibles para cualquier aficionado: aquel que quiera crear en casa elementos como carcasas para celulares, por ejemplo, floreros, juguetes y casi cualquier otro objeto del cual tenga los planos para alimentarlos en el computador de la impresora.

Los precios promedio de las impresoras 3D caseras en Colombia van desde los 400.000 pesos hasta los 3 millones de pesos. Tener una en casa tiene sus ventajas y algunas desventajas, como se verá a continuación. Pero lo cierto es que brinda la posibilidad de dar rienda suelta a la creatividad para fabricar objetos únicos y por un costo menor de los que se conseguirían en el mercado.


  • VENTAJAS
1. Las formas y la estructura de algunos objetos pueden ser más elaboradas de lo que se consigue en el mercado, dado que la técnica aditiva del 3Delimina algunas restricciones de diseño de la manufactura tradicional.
2. Para los proyectos universitarios o de trabajo, una impresora 3D permite acelerar la etapa del prototipo del objeto que quiera diseñar y fabricar.
3. Las personas que quieran hacer negocio con su impresora pueden imprimir por pedido y así eliminar la necesidad de tener productos en inventario, que ocupan espacio y pueden llegar a representar un lucro cesante. Asimismo, los ajustes en diseño se pueden hacer en poco tiempo y a muy bajo costo. 
4. El proceso de impresión en 3D ahorra costos en desperdicios, pues el material se utiliza de una forma casi 100 % eficiente. 

5. El material más utilizado para la impresión en 3D es el plástico, y con los diseños adecuados se pueden obtener objetos más resistentes, durables y livianos, lo que se aplica a floreros, pisapapeles, vasos y pocillos. 
6. La impresión 3D no necesita que el usuario o un operario estén pendientes del proceso, pues este se desarrolla de forma completamente automática. 

7. Brinda la posibilidad de crear productos exclusivos y novedosos sin salir de casa. 
8. Es ambientalmente sostenible, pues no hay desperdicio y se ahorran gastos en transporte de materias primas o productos terminados. 


  • DESVENTAJAS

1. Aún no hay una amplia gama de materiales además del plástico para elaborar los objetos, pero ya se ha experimentado con café y con tejido vivo, para imprimir órganos humanos para trasplantes (en impresoras 3D de uso médico). 

2. El tamaño de lo que se puede imprimir en casa es restringido. Solo se pueden hacer objetos pequeños o diferentes piezas de uno más grande, para armar. 

3. La impresión 3D casera aún requiere de un proceso adicional de pulido y acabado, así como la limpieza o el cambio de los inyectores en la mitad del proceso. 

4. Las impresoras caseras todavía no están listas para procesar grandes volúmenes de material y sacar producciones amplias. 

5. La impresión 3D hace posible crear, o copiar, casi cualquier objeto a la perfección, lo que podría acarrear líos jurídicos por derechos de autor, si el usuario decide comercializar un producto con antecedentes muy claros. 


  • USOS ‘PROHIBIDOS’

En 2013, Cody Wilson, un joven estudiante de EE. UU. decidió compartir por Internet los planos para crear un arma de fuego en casa, con una impresora 3D. Esto devino en situaciones trágicas como el asesinato de dos personas en una sinagoga en Halle, Alemania, por parte de un hombre que imprimió cinco pistolas en su casa.

A principios de abril, el presidente de EE. UU., Joe Biden, denunció la epidemia de violencia debido a las armas de fuego en su país, algo que calificó de “vergüenza internacional” y firmó seis decretos, uno de ellos con el objetivo de combatir la proliferación de “armas fantasmas”, fabricadas de forma artesanal mediante impresoras 3D, y que carecen de número de serie, lo que se teme que ocasione un aumento de la inseguridad en las calles.  

  • PARA SALVAR VIDAS

Investigadores de la Universidad de Tel Aviv crearon con una impresora 3D un glioblastoma activo, uno de los tumores cerebrales más letales, con el objetivo de avanzar en la detección de tratamientos y el desarrollo de medicamentos para combatir esta enfermedad. “Cada modelo se imprime en un biorreactor que hemos diseñado en el laboratorio, utilizando un hidrogel muestreado y reproducido de la matriz extracelular extraída del paciente, simulando así el propio tejido”, explica la investigadora Ronit Satchi-Fainaro sobre este estudio, publicado en la revista científica Science Advances.

La bioimpresión es un método que permite crear estructuras celulares a partir de biotintas cargadas con células madre. Esto permite crear, capa por capa, material biológico en forma de piel, músculo, córnea, ovarios u órganos como corazones, riñones e hígados. Una vez avance más dicha ciencia, se podrá aliviar el problema de la escasez de los donantes de órganos para salvar la vida de personas. 

*Artículo publicado en la edición impresa de septiembre.