17 de octubre del 2021
FOTO PIXABAY
2 de Julio de 2021
Por:
LUCAS HERRÁN

 

Se dice que pesca en cualquier río revuelto, incluyendo el reciente paro nacional colombiano. Pero pocos entienden el fenómeno. ¿Quién —o qué— se esconde detrás de la máscara de Guy Fawkes?

Anonymous: de las cloacas de Internet a los golpes geopolíticos

LA NOCHE DEL 5 DE NOVIEMBRE de 1605, un hombre que llevaba un sombrero de ala larga, una barba espesa y un bigote puntiagudo fue sorprendido y detenido en un almacén lleno de pólvora junto al Parlamento de Londres. Ese hombre era Guy Fawkes y tenía lugar lo que se conoció como la Conspiración de la Pólvora, un atentado planeado por nobles católicos que planeaban estallar el palacio de Westminster para matar al rey Jacobo I, a sus ministros y a los parlamentarios.

 

La antropóloga estadounidense Gabriella Coleman es quizá quien más se ha adentrado en el entramado de Anonymous para entenderlo. Su libro sobre el tema es referencia obligada. | FOTO CORTESÍA GABRIELLA COLEMAN 

 

375 años después, en 1980, Alan Moore y David Lloyd publicaron V de Venganza, un cómic inspirado en Fawkes y en dicho entramado. Fue en esta obra donde nació la máscara de un hombre sonriente, de tez blanca y bigote definido. En 2006, una película homónima y basada en el cómic introdujo definitivamente su imagen en el imaginario pop contemporáneo. Poco después –hace once años– Anonymous se apropió tan exitosamente del símbolo que hoy se le identifica por él.

 

Anonymous no es una “organización”, “movimiento” o “fenómeno”, y sería un error catalogarlos únicamente como “ciberactivistas”. Tampoco tienen una sede oficial ni jerarquías, y ninguno de sus miembros es reconocible. La definición más apropiada se puede encontrar en el libro Las mil caras de Anonymous de Gabriella Coleman, una antropóloga que ha dedicado más de cinco años a investigarlos e, incluso, ha estado en algunos de sus foros y ha editado sus manifiestos. Coleman los define como un “colectivo de colectivos”, es decir, grupos de personas que a su vez tienen subgrupos de personas y que se cobijan sobre una gran sombrilla de orden horizontal llamada Anonymous. Su única filosofía: el troleo activista.

 

Valerie Cortés, politóloga e integrante del semillero de investigación Crítica de la Información de la Universidad Javeriana, afirma que, como Anonymous nació en Internet, la mejor forma de entenderlo es desde allí: “Hay que verle como nodos –dice–. Cada persona que hace parte de él es un nodo de un espacio virtual políticamente incorrecto y que le gusta el troleo como forma de humor”.

 

El troleo es, según Coleman, “una actividad cuyo objetivo es arruinar la reputación de personas y organizaciones, y revelar información personal y embarazosa”, todo ello –en el caso de Anonymous– con cierto grado de humor, por más crudo que sea. A ese coctel de autor indefinido se añade la lucha contra la censura y la promoción de la libertad de información en Internet.

 

 

 

 


LA HISTORIA

Para comprender por qué Anonymous pasó del troleo al activismo, es fundamental remontarse a sus orígenes. Nació en 2003 en un imageboard, un tipo de foro en Internet donde se publican imágenes, textos y comentarios de forma anónima –y donde, también surgieron los primeros memes–. Específicamente, Anonymous se gestó en el imageboard /b/ de una página web que contiene este tipo de foros llamada 4chan.

En Las mil caras de Anonymous, un “Anon” –nombre abreviado de “Anonymous” y como se conoce a quienes hacen parte de los foros– afirma que el imageboard /b/ se consideraba la “cloaca de Internet”. Lo único que interesaba era trolear. Según Coleman, “a los trols les gusta decir que hacen lo que hacen por el lulz, un animado pero malintencionado estilo de humor que deriva del LOL”. El LOL es un acrónimo de una expresión en inglés: laugh out loud que puede traducirse literalmente como “reírse en voz alta”, pero es más preciso como “muerto de la risa”.

 

La primera gran acción de Anonymous, épica para el lulz, recayó en Habbo Hotel, una plataforma virtual dirigida a niños y adolescentes en la que cada jugador tiene una vida simulada y puede crear un personaje, personalizarlo y decorar su habitación. El 6 de julio de 2006, Anonymous se conectó masivamente al servidor. Cada Anon, personalizado de piel negra, un afro frondoso y vestido formal impidió por algunas horas que todos los usuarios asiduos del juego entraran a la piscina del hotel.

 

A partir del ataque a Habbo, el paso del troleo al activismo se fue gestando por la iniciativa de organizar o apoyar protestas políticas. Sin embargo, la metamorfosis definitiva se dio en 2008 cuando Anonymous desafió a la iglesia de la cienciología en Estados Unidos. Algunos Anons comentaron en el foro la manipulación que la iglesia ejercía sobre sus fieles para enriquecerse a costa de su fe. De ese modo nació el “Project Chanology”. La primera sílaba de la segunda palabra viene del nombre de 4chan, es decir que el troleo estaba inmiscuido hasta en el nombre del ataque. Este comenzó con hacer público un vídeo en el que aparecía Tom Cruise, que pertenece a esa iglesia, hablando de los beneficios de la cienciología. El material era para uso interno, pero Anonymous le dio el mayor alcance posible en Internet.

 

Con la guerra declarada, el nuevo activismo continuó su operación con ataques DDoS (ataques cibernéticos en los que se conectan usuarios falsos masivamente a un red para inhabilitarla) a las páginas web de la cienciología. Además, enviaron faxes con imágenes de cuerpos desnudos y ordenaron miles de pizzas y prostitutas a las direcciones de las iglesias de la cienciología en todo Estados Unidos.

 

"No te preocupes, venimos de Internet", reza una pancarta común en algunas movilizaciones promovidas por el colectivo. Sin embargo, es raro ver personas identificadas como representantes de este último: priman las causas apoyadas más que su 'firma'. | FOTO PIXABAY 

Consecuentemente, creció la indignación en torno a la cienciología incluso fuera del colectivo y, el 10 de febrero de 2008, más de 7.000 personas se reunieron para protestar contra el culto, con lo cual se sellaba un impacto perceptible en la vida pública. Un Anon afirmó en el libro de Coleman: “Anonymous pasó de las ‘cabronadas ultracoordinadas’ a la difusión de hechos incriminatorios relacionados con la cienciología. (...) El troleo había dado paso a un serio empeño activista, como si Anonymous hubiese emergido de su santuario de la red decidido a mejorar el mundo”.

 

Fue en esta operación cuando se identificó por primera vez la máscara de Guy Fawkes con Anonymous, aunque Coleman había identificado, años antes en 4chan, una aparición previa “usada por el querido personaje meme con una inclinación por el fracaso: Epic Fail Guy”. La herencia de V de Venganza y del Epic Fail Guy lllevó a que los Anons usaran la máscara como una imagen representativa del colectivo.

 

A ESCALA GLOBAL

El salto se dio entre 2010 y 2012, cuando Anoymous apoyó en la Primavera Árabe a los manifestantes de diversos países africanos y de Medio Oriente con ataques a las redes de varios gobiernos, organizando al pueblo para protestar en las calles y divulgando información e imágenes del abuso policial. “Lo interesante de este ciberactivismo es que no se queda en lo digital, sino que traspasa, ocupa espacios físicos. Es la idea de un colectivo que defiende las causas que cree defendibles, independientemente de cuáles sean”, afirma Valerie Cortés.

 

Otro de sus grandes ataques se dio en la denominada Operation Payback, que consistió en realizar ataques DDoS a los portales de empresas como Mastercad, Paypal, Visa y Amazon, pues estos habían decidido dejar de prestar sus servicios para apoyar económicamente a Wikileaks.

 

Bajo la premisa activista, uno de sus ataques más recientes se dio el pasado 4 de mayo cuando Anonymous inhabilitó la página del ejército de Colombia y publicó los correos electrónicos y las contraseñas de 168 militares. Al día siguiente, hizo lo propio con la web del Senado en apoyo al paro nacional y en contra de la violencia ejercida por la Policía.

 

Es desde la colectividad más que desde la representación singular como se puede entender a Anonymous. Pese a haber nacido de un espacio digital y de un humor crudo muy estadounidense, en Internet la cultura de la broma y el activismo no distingue nacionalidades. Por eso, ha llegado a todos los rincones del planeta. Anonymous, como ellos mismos dicen, “somos todos y somos nadie”. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

*Publicado en la edición impresa de junio de 2021.