27 de noviembre del 2021
7 de Noviembre de 2021
Por:
MARIO ALCALÁ

 

Estos fueron los largometrajes emblemáticos del año en que comenzó la historia de estas páginas. ¿Asistía usted a matiné, vespertina o nocturno?

 

TAGS: Cine, Colombia

El top 10 del 86

 

  • LA NOCHE DE LOS LÁPICES
    (Héctor Olivera)
    “Tómala vos/ dámela a mí/ por el boleto estudiantil”, coreaban cientos de estudiantes argentinos en 1975, exigiendo la reducción en las tarifas y, desafiando al régimen militar del país suramericano. De un grupo de siete de ellos detenidos, apenas uno pudo sobrevivir para contar esta historia de torturas, vejámenes y desapariciones.

  • EL NOMBRE DE LA ROSA
    ( Jean-Jacques Annaud)
    Las adaptaciones de obras literarias suelen decepcionar. Una grata excepción le hizo honor al apasionante libro de Umberto Eco. Este largometraje, de la mano de William von Baskerville (Sean Connery), nos acompaña a descubrir el oscuro secreto de aquella abadía del siglo XIV.
     
  • STAND BY ME
    (Rob Reiner)
    La niñez y la adolescencia marcan toda la existencia. Una magistral forma de plasmar la melancolía y los recuerdos de aquellos años, a través de una sencilla pero a la vez emotiva historia, fue lo que consiguió Rob Reiner con ese viaje del grupo de chiquillos que iban a buscar ese cadáver en la orilla de la carrilera.
     
  • PLATOON
    (Oliver Stone)
    Ante la gran cantidad de filmes que le ‘lavan la imagen’ a los norteamericanos en torno a su revés en Vietnam, resulta gratificante que haya producciones que pongan el dedo en la llaga y que desnuden esas incomodas verdades del intervencionismo.
     
  • TOP GUN
    (Tony Scott)
    La mítica escena de cuando se encuentran surcando los aires los poderosos F-14 Tomcat, estadounidenses, desafiando a los legendarios MiG 28, rusos, quedó grabada en la memoria de toda una generación y marcó la maravillosa década de los ochenta.
     
  • NUEVE SEMANAS Y MEDIA 
    (Adrian Lyne)
    Elizabeth y John, la pareja que exploraba los avasallantes deseos de la carne y la lujuria, fue interpretada por dos símbolos sexuales de la época: Kim Basinger y un nada retocado Mickey Rourke. Con un frenesí de sensualidad nos enseñaron que cualquier sitio es idóneo para tener sexo.
     
  • HIGHLANDER
    (Russell Mulcahy)
    La premisa era simple: “Solo puede haber uno”. El legendario escocés Duncan Connor MacLeod debía luchar con espadas a través del espacio y del tiempo para ser el único de los inmortales. Con protagónicos de Sean Connery y Christopher Lambert, llegó con una épica banda sonora de Queen para la posteridad.
     
  • LA MOSCA
    (David Cronenberg)
    En pocas ocasiones, el remake supera a la versión original. Es el caso de esta perturbadora cinta protagonizada por Jeff Goldblum y la fascinante Geena Davis, que se ganó su reputación entre los filmes que mezclan el sci-fi y el terror. La transformación de Seth en Brandon Mosca aún nos hace reflexionar sobre la condición humana.
     
  • LA MISIÓN
    (Roland Joffé)
    Robert De Niro y Jeremy Irons se adentraron en la selva amazónica del siglo XVIII para narrarnos esta historia sobre los jesuitas, los esclavistas portugueses y la doble moral de la religión y la fe. Su fascinante parte visual mereció un Óscar a mejor fotografía.
     
  • BETTY BLUE
    ( Jean-Jacques Beineix)
    Este desgarrador drama retrata con propiedad el ascenso y descenso de Betty y Zorg, un tránsito desde un pasional romance hasta la caída en los terrenos de la locura. Literalmente, vale la pena “echarle” un ojo.


*Artículo publicado en la edición impresa de octubre de 2021.