ILUSTRACIÓN ISTOCK
6 de Junio de 2022
Por:
Liliana Escobar

 

Muchos acuden al médico únicamente cuando la enfermedad ya se hizo manifiesta. Mejor prevéngala gracias a estos procedimientos. Un spoiler: la era de la COVID-19 añadió un par de ellos al conjunto.

 

 

 

Exámenes de prevención: lista actualizada


A LA HORA DE IR al médico, hay tres tipos de personas: las que mínimo asisten una vez al año para el denominado “chequeo anual”, las que inventan toda clase de excusas y razones para evitar pisar un consultorio por miedo o vergüenza de saber que están enfermas, y las que, por el contrario, pasan demasiado tiempo en hospitales porque están convencidos de que viven enfermos.




Lo cierto es que, sin importar en cuál de estas tres categorías se ubique usted, la realidad es una sola: tiene que haber unos mínimos de responsabilidad. REVISTA CREDENCIAL se puso a la tarea de identificar cuáles son esos exámenes médicos que deben hacer parte de su “to do list” mínimo una vez al año, con el propósito de prevenir cualquier enfermedad o condición que ponga en riesgo su vida. Esta búsqueda está basada en lo dicho por tres fuentes: el Ministerio de Salud y Protección Social, la Federación Colombiana de Ginecología y Obstetricia y el médico vascular Raúl Mejía Henao, especialista en diagnóstico vascular no invasivo (Doppler).

Coinciden las tres en muchas cosas, pero sobre todo en un mensaje clave: no se debe jugar al doctor, ni tomar decisiones sin la opinión de un experto. Por más sencillo que sea el examen o procedimiento, evite caer en el error de asumir que, por ser su cuerpo, usted sabe interpretar los datos, o que por tratarse de exámenes de “rutina” solo es cuestión de llegar al laboratorio con la lista del año anterior.

El primer paso es pedir una cita con un médico general, quien, tras hacerle un chequeo completo, es quien le prescribe la orden. Entre los exámenes de rigor encontramos:

Glicemia en ayunas
Con un simple pinchazo en el dedo se mide la cantidad de azúcar o glucosa en la sangre. Clave para detectar casos de diabetes, y poder dar el tratamiento adecuado.

Cuadro hemático
Un examen de laboratorio que mide el número y tipos de células en la sangre que ayuda a diagnosticar enfermedades y afecciones como anemia, problemas de coagulación, infecciones, cáncer de la sangre y enfermedades del sistema inmune.

Parcial de orina
Una muestra permite identificar bacterias, gérmenes, infecciones urinarias y medir niveles de creatinina para saber si los riñones están funcionando bien.


Perfil lipídico
Tal vez uno de los más conversados en reuniones familiares y con amigos ya que hace referencia al nivel de colesterol y triglicéridos en la sangre para determinar si hay riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular debido a hábitos poco saludables como una mala alimentación, sedentarismo y consumo de cigarrillo y de alcohol.

Mamografía
Permite diagnosticar a tiempo el cáncer de mama y cualquier tipo de bulto, masa o irregularidad presente en los senos. Para las mujeres que presentan un riesgo promedio, la Sociedad Americana Contra el Cáncer recomienda hacerse este examen anualmente a partir de los 40 años. Esta frecuencia debe mantenerse hasta los 55 años, a partir de lo cual pueden empezar a realizarse la prueba cada dos años.

OTROS DOS DE RIGOR

Además de los mencionados anteriormente, hay dos exámenes que, aunque no es necesario realizarse de manera anual, sí deben incluirse en la lista de chequeo de hombres y mujeres a partir de los 25 y 40 años, respectivamente.

El primero de ellos es la citología, que permite identificar cómo se encuentra el útero y ayuda a diagnosticar cáncer de cuello uterino y VPH (Virus del Papiloma Humano). De acuerdo con el Ministerio de Salud y Protección Social, en el país se maneja el esquema 1-1-3 (una citología cada año durante dos años consecutivos y si el resultado de las dos es negativo, se hace cada tres años). En el caso de los hombres, se trata del examen de próstata, que ayuda a detectar el cáncer de próstata por medio de un examen rectal.

Si bien los dos son exámenes incómodos e invasivos que muchas personas prefieren evitar por miedo al dolor e incluso por que les da vergüenza que el procedimiento lo realice un médico del sexo opuesto, es absolutamente necesario que se incluyan en la lista de chequeo para prevenir un cáncer.


LO QUE TRAJO LA PANDEMIA
Para nadie es un secreto que a raíz de la COVID-19 los hábitos alimenticios han cambiado, trabajar y estudiar desde la casa frente a la pantalla de un computador mínimo ocho horas seguidas ha traído problemas de visión, al tiempo que han aumentado los casos de sedentarismo. Problemas de salud que, de acuerdo con el Dr. Raúl Mejía, requieren ser objeto de prevención mediante la realización de ciertos exámenes médicos. Entre ellos, están los siguientes:

• Eco Doppler y/o venoso para miembros superiores
Es una ecografía que determina la dirección y velocidad del flujo de sangre en las venas para validar si un entumecimiento, hormigueo, debilidad y dolor en manos y dedos es —por ejemplo— a causa del síndrome del túnel del carpo que cada día afecta a más personas.

• Eco Doppler y/o venoso para miembros inferiores
Se trata de un ultrasonido que permite ver y evaluar la circulación de la sangre a través de arterias y venas del cuerpo y descartar que no haya obstrucciones o trombos. Este examen se recomienda para las personas que sienten dolor y hormigueo en las pantorrillas y que al momento de levantarse sienten las piernas dormidas como resultado de pasar mucho tiempo sentado en una silla sin estirarlas ni moverlas. En ambos casos, llevar a cabo pausas activas es la recomendación número uno para prevenir cualquier daño permanente. Los dos exámenes se pueden realizar tanto en niños como en adultos ya que no son procedimientos invasivos. Además, su diagnóstico permite llevar a cabo los tratamientos y cuidados necesarios para su manejo.


OJOS Y PIEL

Al igual que las manos y las piernas, los ojos también se han visto afectados por los confinamientos, por lo que a diferencia de años anteriores en que solo se acudía al oftalmólogo cuando se empezaba a ver mal de lejos o había problemas para enfocar, ahora se recomienda incluir un examen de visión anual para descartar problemas de sensibilidad a la luz como resultado de estar sobreexpuesto a la pantalla del computador. Este aplica para niños y adultos. Incluso, para pacientes que sufrieron de COVID-19 y que no presentaron síntomas graves, se recomienda hacerse este examen, pues ha habido casos en que la fórmula para gafas y lentes de contacto aumentó.

Por último, pero no menos importante, es recomendable examinar la piel. Muchas personas tras la cuarentena no veían la hora de salir nuevamente y recibir la mayor cantidad de sol posible para compensar el tiempo que estuvieron encerrados, y en su afán de tomar un poco de color y broncearse olvidan usar bloqueador solar, exponiéndose a los rayos UV, que pueden causar manchas e incluso cáncer de piel.

La invitación es, entonces, a revisar de vez en cuando su piel en búsqueda de lunares nuevos, que son los más peligrosos. Si evidentemente encuentra lunares que no tenía antes y cuyo tamaño ha ido cambiando con los días, le invitamos a pedir una cita con un dermatólogo quien le realizará una dermatoscopia, una técnica no invasiva que permite detectar y evaluar lesiones cutáneas y removerlas si es necesario.

Esta lista de exámenes no es ni larga ni dolorosa. Por el contrario, puede evitarle malestares, hospitalizaciones y tratamientos costosos. 


 Artículo publicado en la edición impresa de mayo de 2022.