06 de octubre del 2022

Un museo alado

 

FOTOS: SANTIAGO SALDARRIAGA 

EN EL AEROPUERTO Alfonso Bonilla Aragón de Palmira, los vallecaucanos guardan un tesoro: el Museo Aéreo Fénix, que reúne una amplia colección de réplicas y modelos reales de medios de transporte, con énfasis en las reliquias aéreas. Se trata de más de 5.000 metros cuadrados en los cuales una fundación sin ánimo de lucro exhibe la cultura desarrollada en torno a los aviones, coches, ferrocarriles y barcos. Su acervo es tan valioso y su administración tan cuidadosa que el museo es miembro fundador del Sistema Iberoamericano de Museos Aeronáuticos y Espaciales (SIMAE). El lugar cuenta con tres modelistas que a la vez son historiadores y guías disponibles para los grupos que lo visiten.

Los aficionados a los vehículos militares terrestres, automóviles, y tractores, encontrarán nueve vehículos reales, seis tractores y alrededor de 1.500 modelos a escala. También hay locomotoras —cuatro reales, algunas de 1928— y del universo marítimo existen reliquias allí: hay una amplia colección de barcos de guerra, veleros, submarinos a escala, barcos trasatlánticos, cruceros, mercantes, petroleros, transbordadores y contenedores.

 

José Guillermo Pardo Borrero y Stella Lloreda de Pardo (QEPD) fundaron el Museo Aéreo Fénix el 23 de abril de 2010. Su propósito: educar en torno a la industria aeronáutica, así como a medios de transporte terrestres y marítimos.

+