Social

HACE 52 AÑOS, Cancún no era, ni de cerca, lo que es actualmente. No era ese destino masivo al que acudimos hoy para relajarnos, pero también para festejar durante unos días. Solía ser un paraje desierto, poco conocido y sin mucho más que —aunque, ¿para qué más?— pantanos, manglares, selva y playas vírgenes.

DESDE FINALES del siglo XX, en las grandes ciudades del mundo se empezó a plantear cómo conseguir alimentos de forma que se eliminara la dependencia de los sistemas de producción que siempre habían estado ligados al campo.

 

 

 

UN CURIOSO peregrinaje ocurre en el cementerio Woodlawn, en Nueva York: a una de sus tumbas acuden bartenders del mundo entero. En octubre del 2004, por ejemplo, David Wondrich era quien buscaba la tumba indicada entre las 300.000 del camposanto.

EMPECEMOS POR LOS HECHOS.


 

  • EL "ESTADO DEL ARTE": CRISIS Y POSVERDAD