REVISTA CREDENCIAL

LA APROPIACIÓN cultural es una forma de dominio cultural. Consiste en la explotación (sea por beneficio económico o placer personal) de creaciones, rituales, atuendos, productos, etcétera, pertenecientes a una comunidad históricamente vulnerada. Son muchos quienes han difundido este concepto relativamente nuevo, así como son muchos sus críticos, escépticos y negacionistas.
LOS STRAUSS fueron una de las más ilustres familias de la historia de la música. La dinastía fue fundada por Johann, que junto con Joseph Lanner, prácticamente inventó el vals vienés. Lo secundaron sus hijos Josef, Eduard y Johann, el ‘rey del vals’.
 
 

Veo en la pantalla de mi computador una plantilla en la que debo describir a un coleccionista de arte. La plantilla nos la facilitó la consultora de comunicaciones Lever, empresa que en el primer semestre del 2020 nos acompañó a los galeristas colombianos en la construcción de una red de coleccionistas que nos apoyaría para sobrevivir la pandemia. Cristobal, el consultor que lideraba la reunión, intentaba animarnos a escribir algo, cualquier cosa.

Los meses de julio y agosto de 1938 fueron particulares para la capital del país. Entonces se posesionó Eduardo Santos Montejo (1888-1974) como presidente de la República, Gustavo Santos Montejo (1894-1961) era el alcalde de Bogotá y se conmemoraron los 400 años de la fundación de la ciudad.

UNA NUEVA ÉPOCA: empezaría por el principio, “¡feliz año a diestra y siniestra!”, pero este 2021 viene de muy lejos y quién sabe a dónde irá a parar.
La música es a Colombia lo que la gastronomía es a México: una veta de identidad que nos describe. Que contiene la sofisticación de nuestras culturas, de nuestros pueblos, de nuestra diversidad, de nuestras emociones, de nuestros relatos.
 
De Colombia se esperan talentos excepcionales, y así debe ser en un país por cuyas venas corre la cumbia, la chirimía y el joropo, pero también el rock, el hiphop, la salsa y el reguetón, entre tantos ritmos.
 
  • Ha sido un año de limitaciones, pero la hemos visto muy activa. ¿Qué fue de su carrera musical durante la pandemia?
Incluso así, no todo es malo. Así como ha ocurrido una y otra vez en situaciones extremas a lo largo de la historia, el 2020 nos otorgó enseñanzas que nos ayudarán a forjar bienestar del de verdad: físico y mental, pero también socioeconómico y cultural. REVISTA CREDENCIAL consultó con 31 prominentes líderes colombianos acerca de cuáles fueron, en sus respectivas esferas profesionales, las mayores ganancias del año. Sus respuestas son positivas en dos vías: la mayoría son alentadoras; otras, pocas pero claves, aportan alertas sobre el futuro.
QUIZÁ LO más interesante del ensayo ¿Por qué no ha habido grandes mujeres artistas?, publicado por Linda Nochlin en 1971, es que cuestiona varias preconcepciones que subyacen en ese interrogante: ¿No “ha habido”? ¿Qué quiere decir “grandes”? ¿Quién formula la pregunta y por qué? En el texto, estas primeras reflexiones dan paso a la respuesta que –a la ‘viciada’ pregunta– propone la norteamericana.
Reflejos, Boreales, y Destellos Fugaces, son las tres obras que Patricia Lezaca de Pérez, reconocida artista colombiana, ha puesto a disposición del público interesado en participar de la subasta organizada por The Society of Bogotá, quienes tienen puesta todas sus expectativas en el único evento que han podido realizar durante el 2020 para recaudar fondos que les permitan cumplir con su objetivo: apoyar familias y niños en condiciones precarias y, por supuesto, en situación de vulnerabilidad debido a la pandemia.