REVISTA CREDENCIAL

Quizás el recuerdo más lejano que Catalina García tenga de su encuentro con la música, es el de su abuelo materno enseñándole a trovar en la finca de Calarcá. Nacida en Cali en febrero de 1986, creció escuchando salsa de noche y de día, herencia de su familia paterna; pero cada fin de semana viajaba con su mamá a visitar al abuelo, que la embelesaba con música vieja de las montañas colombianas, pero también con música clásica, ópera, boleros y hasta flamenco.

 

Aquí nuestro recuento mes a mes: 

 

Enero: 

Armando Martínez: "Nunca fuimos una Colonia"

Léala aquí -> https://bit.ly/2GKnxUk

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ya decía Yuval Noah Harari, el historiador y ensayista israelí, autor de De animales a dioses, que el gran salto de la evolución del homo sapiens en relación con las otras especies fue el chismorreo, esa capacidad innata para interesarnos en las vidas ajenas. Incluso se pone de ejemplo: “¿Acaso cree el lector que los profesores de historia charlan sobre las razones de la Primera Guerra Mundial cuando se reúnen para almorzar, o que los físicos nucleares pasan las pausas para el café de los congresos científicos hablando de los quarks? A veces.

Encuentre la nota digital haciendo clic aquí.

 

 

Lea el texto completo del sumario y muchos temas más en nuestra edición impresa del mes de marzo.

 

Portada

  • Betty Garcés, la soprano colombiana que conquista el mundo.

Diferenciar entre langostinos, gambas o camarones es muy difícil, sobre todo si el animal ya está pelado o sin cabeza. Pero generalmente los más pequeños son los camarones (salvo en México, pues allá a todo se le llama camarón: grande, pequeño, mediano). Después vienen las gambas, que son un poco más grandes, de cuerpo más ancho y patas más largas. El que sigue es el langostino: este crustáceo es el más grande de los tres.

El edificio, acogotado por los rascacielos del Paseo de la Castellana y las aparatosas construcciones modernistas en la misma cuadra, ha dejado de ser conspicuo. Sus cinco plantas pasan hoy inadvertidas a los madrileños que circulan a mil por la rotonda de la Plaza Argentina, en cuya esquina suroriental se encuentra. Tan sólo un letrero en la terraza, que dice simplemente “Richmond”, da noticia de su pasado famosos.