11 de diciembre del 2019

cultura

En 2004, la Cámara de Comercio de Bogotá quiso responder a una oportunidad: se percibía, en el universo empresarial, un creciente interés por las industrias culturales y creativas del país. Fue así como se creó una feria de arte anual que hoy –15 años después– no solamente es la más grande e influyente vitrina para arte plástico nacional, sino que también es uno de los espacios más dinámicos en el nicho del comercio de obras en Latinoamérica. 
 
BARCÚ – Bogotá, Arte y Cultura, es un circuito artístico compuesto por territorios que nacieron del diálogo entre el arte, la cultura, el barrio, la ciudad y el mundo. Así mismo, se ha consolidado como una feria de arte, un festival y una plataforma para impulsar el talento colombiano más destacado. Durante su existencia, el festival se ha convertido en un generador de experiencias artísticas y culturales para más de 30 mil visitantes que recorrerán el histórico barrio de La Candelaria, en pleno corazón histórico de Bogotá.

Sabores de Colombia, arte inspirado ingredientes de origen de nuestro país, fue una convocatoria en la que cientos de jóvenes crearon una obra inspirada en los valores de las tradiciones gastronómicas colombianas, rescatando los ingredientes de origen a través de una expresión artística con una manifestación cultural auténtica y única.

A mediados de 1858 inicia la primera temporada de ópera en Bogotá a cargo de una compañía italiana. El 27 de junio de ese año se presenta “Lucia de Lammermoor” de Gaetano Donizzeti, pero no se sabe dónde fue la representación, aunque lo más lógico sería suponer que si la segunda ópera de esa temporada, “Norma” de Vincenzo Bellini, y la tercera[1], “El Barbero de Sevilla” de Gioacchino Rossini fueron en el teatro que anteriormente existía donde hoy está el Teatro Colón, ahí mismo debió ser la primera ópera de la que pudo disfrutar el público bogotano.

ARTBO | Feria, una de las muestras más refrescantes y de mayor calidad en Latinoamérica, cerró su edición número de 14 con 13.000m2 de exhibición, 70 galerías de 20 países del mundo y 3.000 obras de más de 350 artistas, consolidándose como el principal escenario para las artes plásticas en la región.

El norte fue el sur es una de las obras que hacen parte del conglomerado de muestras que se pueden catalogar como medios tradicionales. Entendiendose estos últimos como pintura, dibujo, fotografía y grabados. El norte fue el sur es una exploración de los colores a través del viaje. "El proyecto nace por mi interes como pintora de encontrar los colores fríos y los colores cálidos a partir de dos viajes, uno en la Alta Guajira y otro en Alaska.

“Uno sabe cuándo le tocó un cachaco”, dice la Ministra mientras se alista para la imitación. Abraza a una pareja invisible, estira el brazo derecho y empieza a moverlo de arriba abajo, exagerando el énfasis en un improvisado merengue: “Si comienzan a agitar el brazo, me salió bogotano”.

 

El 31 Festival Nacional de Música Colombiana "Un canto por la vida", patrimonio Cultural y Aartístico, será impartido por la Banda Sinfónica del Tolima, bajo la dirección del maestro Reynaldo Murillo. También estará presente la Reina nacional del Bambuco Valentina Bonilla Neira.

 

La Constitución política de 1991 reconoce y protege la diversidad étnica y cultural de la nación colombiana. Este reconocimiento supone aceptar tanto el hecho de que la actual cultura de Colombia es el resultado de la interacción de tres vertientes poco homogéneas en sí mismas: la de los pueblos originarios, la del español y la negra africana; como el de que las expresiones culturales de los "otros", igualmente dignas y respetables, se apoyan en sistemas de comprensión del mundo diferentes a los de la cultura occidental.

Durante seis días, del 26 al 31 de octubre, en el tradicional barrio La Candelaria se llevará a cabo la tercera edición de BARCÚ, Bogotá Arte y Cultura, una feria Internacional diferente y especial, creada para presentar y compartir distintas manifestaciones de las artes plásticas y la cultura, como el cine, la música, el arte urbano y la gastronomía. Así es BARCÚ, “una experiencia que crece, que activa los sentidos y genera emociones en todos los públicos”, afirma Karen Schenk, Directora  de BARCÚ.