20 de noviembre del 2019

Entrevista

David García Rodríguez, director general de la Orquesta Filarmónica de Bogotá, es un hombre lleno de conocimientos, de recorridos y de sorpresas.

 

Lavinia sufre de un claro trastorno de personalidad. Sin embargo, ¿cree usted que la naturaleza femenina obliga a las mujeres a mostrar caras diferentes según la ocasión? ¿Por qué?
No tengo necesariamente los mismos puntos de vista que los personajes masculinos del libro, pero creo, sí, que las mujeres son seres de alma múltiple, lo que es fascinante y, muchas veces, asustador.
La dualidad de Lavinia fascina a Cauby y amedrenta al pastor Ernani.

Luis Fernando Pradilla lleva trabajando 40 años, con tenacidad y entrega, en el mundo del arte, de los cuales ha sido galerista un cuarto de siglo. A los 13 años compró su primer cuadro. Es abogado, con un MBA en Suiza, y en 1987 abrió la galería de arte El Museo, en Bogotá, por la cual han pasado decenas de pintores consagrados y de jóvenes promesas del arte.

Presuntos implicados
La noche 2
Warner Music
$ 29.900

¿Por qué decidió transcribir el diario de su abuelo?

El año pasado, el Ministerio de Cultura le concedió el Premio Vida y Obra a Maruja Vieira, periodista, relacionista pública, profesora universitaria, y, sobre todo, poeta, quien fuera en los años noventa una de las más firmes defensoras de su creación, con la convicción de que un ministerio del ramo sacaría de su postración a la Cultura, Cenicienta siempre relegada en el presupuesto nacional.

Su obsesión: las sillas Rimax. Este artista bogotano las ha logrado representar de diferentesformas, colores y texturas, pasando desde el simple dibujo, hasta llevar su figura en impresiones sobre la arena, pero, ¿qué lo ha llevado a través de su obra a tener tanta pasión por este objeto?

Su reino de este mundo queda en el magnífico edificio art déco de la Biblioteca Nacional de Colombia, diseñado por Alberto Wills Ferro hace 75 años. Su destino estaba marcado porque ya era lectora cuando cambió la fiesta de quince por los siete tomos de En Busca del Tiempo Perdido de Proust, invadida por la peste incurable del amor a los libros. Es filósofa, editora y librera.

Nací en Barranquilla en 1963. Tenía cuatro años cuando mis padres se separaron y mi mamá se quedó sola en Bogotá. Mi abuelo, que ya tenía diez hijos con mi abuela, me dijo que me fuera con mi hermana para Arenal a pasar unas vacaciones que duraron 13 años. Arenal queda frente a Soplaviento, en el norte de Bolívar, a una hora de Cartagena.