23 de septiembre del 2019

Entrevista

Aquí viven leones es el más reciente libro del escritor Fernando Savater. Son 251 páginas que recopilan los lugares fundamentales en la vida de William Shakespeare, Ramón del Valle Inclán, Edgar Allan Poe, Giacomo Leopardi, Agatha Cristhie, Alfonso Reyes, Gustave Flaubert y Stefan Zweig. Diálogo con un español entrañable.

 

Friedrich Nietzsche, Jorge Luis Borges y Arthur Schopenhauer son algunos de sus referentes, ¿por qué no los incluyó en este libro?

 

Caminar con el padre Diego Jaramillo por las calles del barrio Minuto de Dios, en Bogotá, es como ir con un artista de cine que despierta el interés de los transeúntes que no dudan en saludarlo, regalarle una sonrisa e incluso pedirle fotografías.

Fernando de Szyslo Valdelomar, hijo de un físico polaco afincado en Perú, que hablaba catorce lenguas y escribía libros de viajes, y de la hermana del escritor Abraham Valdelomar, tiene 89 años y vive a caballo entre Nueva York y Lima.

Llanto, novelas imposibles, sobre Moctezuma y la llegada de Hernán Cortés; sobre Cleopatra, De un salto descabalga la reina; sobre Cervantes, La otra mano de Lepanto, y una novela muy ambiciosa llamada Texas que la dejó en una especie de sequía literaria, hasta que logró volver a juntar las piezas y empezar a escribir una nueva sobre la que se abstiene de hablar, por agüero.

Fermín Goñi
Todo llevará su nombre
Rocaeditorial. 206 páginas

Café Quijano
Orígenes: El bolero /V. 2
Warner Music
$ 29.900

1. ¿Cómo fue volver después de nueve años?

Isabel Rodríguez Vergara estaba manejando en una carretera de Estados Unidos, donde vive, cuando en radio anunciaron que Gabriel García Márquez había muerto. Al poco tiempo comenzó a recibir llamadas de sus familiares, amigos y alumnos que la acompañaban en esta triste noticia.

Carlos Prieto es un hombre no solo polifacético, sino precoz: a los 4 años empezó a estudiar música, a los 7 ya interpretaba a Haydn y a Mozart al violoncelo y a los 15 estudió simultáneamente Ingeniería y Economía en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, MIT.

Mauricio Rodríguez siempre ha respirado arte. Desde pequeño vio a su padre tocar el piano y muchas veces hacer coloridos dibujos que en la actualidad cuelgan en algunas de las paredes de su confortable apartamento, ubicado en los cerros orientales de Bogotá. Al cumplir 20 años, logró grabar su primer disco llamado ´Un canto caribeño`, con el que consiguió despegar y proyectarse como uno de los artistas con mayor reconocimiento del ´tropipop` del país.