20 de agosto del 2019

Beethoven

El brillante director colombiano Andrés Orozco-Estrada, invitado habitual de las principales orquestas del mundo, está al frente de esta versión de la inmortal Novena Sinfonía de Beethoven. Nos la ofrece con un elenco de bellas voces y junto a la prestigiosa Orquesta Sinfónica de Viena de la que será director titular desde el año 2020, y que en el pasado fue guiada por la batuta de Von Karajan. Desde el emblemático Konzerthaus de Viena nos llega este concierto del año nuevo 2019 con la fuerza conmovedora de Beethoven y su mensaje de fraternidad.

 

Como era sordo como una tapia se comunicaba a través de cuadernos que en su inmensa mayoría fueron destruidos después de su muerte por su acucioso secretario, pues contenían el testimonio de que era un hombre de carne y hueso, con debilidades y preocupaciones cotidianas, mal patrón hasta llegar al maltrato físico de sus empleadas domésticas, amigo de los chistes flojos, temible cocinero y desaseado hasta lo intolerable.

La otra fórmula es más complicada y muchísimo menos frecuente: que un solo pianista toque las 32. Pocos las tocan: es una hazaña que demanda demasiados años de trabajo, una versatilidad interpretativa casi sobrehumana y sobre todo una memoria privilegiada: tocarlas de memoria no es una opción sino una obligación, y memorizar 32 sonatas, buena parte de ellas en tres y en cuatro movimientos, prácticamente todas con increíbles dificultades técnicas, no es propiamente un asunto sencillo.