25 de febrero del 2021

2021

Veo en la pantalla de mi computador una plantilla en la que debo describir a un coleccionista de arte. La plantilla nos la facilitó la consultora de comunicaciones Lever, empresa que en el primer semestre del 2020 nos acompañó a los galeristas colombianos en la construcción de una red de coleccionistas que nos apoyaría para sobrevivir la pandemia. Cristobal, el consultor que lideraba la reunión, intentaba animarnos a escribir algo, cualquier cosa.

UNA NUEVA ÉPOCA: empezaría por el principio, “¡feliz año a diestra y siniestra!”, pero este 2021 viene de muy lejos y quién sabe a dónde irá a parar.
La música es a Colombia lo que la gastronomía es a México: una veta de identidad que nos describe. Que contiene la sofisticación de nuestras culturas, de nuestros pueblos, de nuestra diversidad, de nuestras emociones, de nuestros relatos.
 
De Colombia se esperan talentos excepcionales, y así debe ser en un país por cuyas venas corre la cumbia, la chirimía y el joropo, pero también el rock, el hiphop, la salsa y el reguetón, entre tantos ritmos.
 

 

 

Lea el texto completo del sumario y muchos temas más en nuestra edición impresa del mes de enero. 

 

Portada