Especial

La música es a Colombia lo que la gastronomía es a México: una veta de identidad que nos describe. Que contiene la sofisticación de nuestras culturas, de nuestros pueblos, de nuestra diversidad, de nuestras emociones, de nuestros relatos.
 
De Colombia se esperan talentos excepcionales, y así debe ser en un país por cuyas venas corre la cumbia, la chirimía y el joropo, pero también el rock, el hiphop, la salsa y el reguetón, entre tantos ritmos.
 
Incluso así, no todo es malo. Así como ha ocurrido una y otra vez en situaciones extremas a lo largo de la historia, el 2020 nos otorgó enseñanzas que nos ayudarán a forjar bienestar del de verdad: físico y mental, pero también socioeconómico y cultural. REVISTA CREDENCIAL consultó con 31 prominentes líderes colombianos acerca de cuáles fueron, en sus respectivas esferas profesionales, las mayores ganancias del año. Sus respuestas son positivas en dos vías: la mayoría son alentadoras; otras, pocas pero claves, aportan alertas sobre el futuro.