historia

EL AÑO 1941 marcó el comienzo de una nueva etapa de la investigación antropológica y arqueológica en nuestro país. Entonces, durante el gobierno liberal de Eduardo Santos (1938-1942), se fundó el Instituto Etnológico Nacional (IEN). Este fue el fruto de las actividades realizadas durante los años treinta, por pioneros como Gregorio Hernández de Alba (1904 - 1973), en el Departamento de Extensión Cultural y Bellas Artes del Ministerio de Educación Nacional.

[1] Ricardo Moros Urbina (1865-1942)
Piedra simbólica de los chibchas, donación del
Doctor M. Ancízar

1886, grabado, Nueva guía descriptiva del Museo
Nacional
© Aura Reyes

La conformación de colecciones biológicas podría verse como una labor exótica de personas alejadas de los aspectos más importantes de la vida. Sin embargo, si eso fuera así, ¿por qué durante más de cinco siglos las potencias han patrocinado expediciones científicas que documentan y coleccionan especies? Sus razones abarcan la identificación de nuevos recursos económicos, el posicionamiento político, y por supuesto, la contribución a la construcción de nuestra percepción del mundo.

"Nació en Concepción, Antioquia, el 8 de septiembre de 1799 y murió en El Santuario el 17 de octubre de 1829. Hijo de una familia humilde asentada en Rionegro; su padre deseaba que fuera comerciante. Educado en las primeras letras por Manuel Bravo Daza, decidió seguir la carrera de las armas".
 

A pesar de ser la historia un componente imprescindible para la educación de la humanidad, pues tal como lo dijo el militar y estadista francés Napoleón Bonaparte: "Quién no conoce su historia, está condenado a repetirla", generación tras generación esta teoría parece desdibujarse.
 

El Territorio Ancestral de Mulaló se encuentra en el municipio de Yumbo, Valle del Cauca. Está ubicado sobre la histórica hacienda Mulaló y lo habitan aproximadamente 1800 mujeres y hombres, en su mayoría afrodescendientes. Allí se encuentra el Museo Comunitario de Mulaló, proyecto que ha dinamizado las investigaciones sobre la historia local y se ha convertido en una propuesta para el ejercicio de los derechos de autodeterminación de las comunidades afrodescendientes en el país.

La ciudad de Nuestra Señora del Valle de Écija fue fundada a mediados del siglo XVI, en el extremo suroccidental de lo que hoy es Colombia, y desapareció en algún momento del siglo XVIII. Pese a que ha dejado de existir, las referencias que figuran sobre ese lugar en documentos antiguos, así como los acontecimientos que giraron a su alrededor, permiten abordar la fundación de poblaciones en el piedemonte amazónico durante el período colonial.

A finales del siglo XV Leonardo da Vinci, una de las figuras más importantes de la historia que se destacó en diversas áreas del arte, había vivido por 18 años en Milán, en la corte de Ludovico Sforza, conocido como “Il Moro”. Fue un largo e importante período en su vida que dejó una huella en la ciudad para siempre. En la primavera de 2015 Milán rindió homenaje a Leonardo al presentar una gran exhibición en el Palazzo Reale.

“Lo que vino luego nadie lo habría imaginado; sólo Dios que gusta jugar con los dados y los naipes. Los florentinos se hundieron en el desespero y en la deshonra, y se enfrentaban entre sí con más vehemencia que cuando cruzaban a los españoles, los cuales iban silenciosos y fatales, haciendo lo suyo que nada tenían que perder. Y ese aire de la plaza estaba también entre la gente, y en la mirada sombría del Malatesta.