13 de diciembre del 2018

Milla 22

Hasta hace un par de décadas, cuando narcotraficantes carteles colombianos eran los villanos de turno en las producciones de acción, made in Hollywood, los grandes estudios trataban de recrear las calles y la arquitectura de Bogotá, en otras latitudes, debido a que la convulsionada situación de orden público que se vivía en Colombia, precisamente causada por esos personajes que se pretendía versionar en la pantalla grande, alejaban cualquier posibilidad de que las cámaras y las grandes estrellas del cine pisaran nuestro suelo.