23 de septiembre del 2019

Van Gogh

En la exposición en la que se basa esta película, realizada en el Museo Van Gogh de Ámsterdam el año pasado, se puede ver por qué, aunque Van Gogh nunca lo visitó, Japón fue el país que tuvo la mayor influencia sobre su arte. El artista creó su propia imagen de la cultura asiática gracias a las impresiones japonesas que coleccionó con entusiasmo y estudió de cerca. Las imágenes coloridas y exóticas lo inspiraron creando un 'ojo japonés' que cambió el rumbo de su trabajo.

 

Después del aclamado éxito de Loving Vincent el genio de la pintura vuelve a la gran pantalla con VAN GOGH: Del boceto a lo sublime. Una mirada totalmente diferente al legado del artista, pues se cuenta la historia a través de los ojos de su más grande coleccionista: Helene Kröller-Müller, con la que compartió una pasión ardiente por el arte y una vida interior dominada por la ansiedad y el tormento.