22 de septiembre del 2019

Energías renovables

El 2 de marzo de 1992 el país apagó las luces. Esa misma noche los colombianos caminaron a oscuras, cambiaron la hora en el reloj y reemplazaron sus lámparas por velas y linternas. El apagón del 92, que le costó 2,8 puntos del PIB y casi 18 meses de racionamiento al país, creó un antes y un después en el mapa energético de Colombia.