18 de agosto del 2019

Josefina Klinger

Cuando era niña Josefina Klinger no podía imaginar cómo era Colombia. Como no había televisión, su realidad era únicamente la selva de Nuquí, el municipio en el que nació hace 52 años. Define su infancia como ‘trastornada’. Josefina es fruto de una relación extramatrimonial entre un hombre casado y una mujer más joven que él. En su memoria está el mar, los patios y la escuela, en donde las monjas le pedían recitar poemas religiosos. Si le hablaron de Colombia, no lo recuerda. Lo que sí la marcó fue la construcción del aeropuerto de su municipio a punta de minga.