21 de octubre del 2019

Luis Miguel Bermúdez

A inicios de 2010, Luis Miguel Bermúdez comenzó a trabajar en el Colegio Gerardo Paredes, sede A, una institución pública en el barrio Rincón de la localidad de Suba, en Bogotá, en donde encontró que los comportamientos de los 5.150 estudiantes reflejaban la problemática colombiana a pequeña escala. “La violencia estaba presente en el juego, el saludo y el lenguaje. Las mujeres peleaban porque les quitaban el novio; los hombres, porque los tildaban de homosexuales”.