22 de septiembre del 2019

gas sarín

Eran las 6:40 de la tarde del 4 de abril de 2017 cuando un avión bombardeó la localidad de Khan Sheikhoun, en la provincia Idlib en Siria. Abdul Hameed, que se encontraba en su casa en compañía de su esposa y sus gemelos de 10 meses, contó que, fuera de la detonación, no percibió nada extraño. No sintió ningún olor ni sospechó la presencia de gas. Sin embargo, decidió evacuar a su familia. Al salir, vio cómo los vecinos caían desmayados. Dejó a su esposa y a sus bebés, corrió a la casa de su madre y la encontró destruida.