13 de diciembre del 2018

Juegos Olímpicos

David Burnett llegó a los Juegos Olímpicos de Río 2016 con una cámara probablemente más vieja que muchos de los fotógrafos que cubrían las justas. Su Speed Graphic de 1948, dotada de una lente de 1943, fue la sensación entre quienes tenían la tarea de conseguir las mejores fotografías de cada deportista. Ahí estaba él, un fotógrafo análogo entre cientos de fotógrafos digitales.

 

Así fue como María Isabel Urrutia descubrió a la nueva promesa del levantamiento de pesas.

 

 

Encuentre la historia completa en nuestra edición impresa de octubre de 2017.