23 de septiembre del 2019

Selección Colombia

Una nueva era ha comenzado para el fútbol colombiano. Después de la aceptable participación de Colombia en el Mundial de Rusia del 2018, se abrió un largo paréntesis de varios meses que llegó a su fin en febrero del 2019, cuando la Federación Colombiana de Fútbol nombró al portugués Carlos Queiroz como nuevo conductor del equipo nacional; el equipo que participará en la Copa América de 2019, a celebrarse en Brasil y que buscará con ello clasificar al Mundial de Fútbol del 2022.

 

En Julio de 1937, en el marco de la inauguración del Estadio Olímpico Pascual Guerrero de Cali y la celebración del IV Centenario de la fundación de esa ciudad, algunos equipos de países latinoamericanos –como México, Argentina y Cuba– llegaron a Colombia para jugar un torneo internacional. En ese momento, nació el equipo colombiano, aún cuando se trataba de un encuentro no oficial. Se desconoce con exactitud el uniforme que utilizó el equipo. En algunas versiones se dice que fue una camiseta blanca con dos franjas verticales anaranjadas.

Antes que el balón comenzara a rodar en Rusia, ya eran varios los sectores productivos que sumaban beneficios económicos por cuenta de la cita que reúne cada cuatro años a las 32 mejores selecciones de fútbol del mundo: la industria de las confecciones de vestuario deportivo, las agencias de viajes, los restaurantes, las grandes superficies, los productores de bebidas y los que elaboran bienes de mercadeo alusivos al fútbol son algunos de los sectores que ya se pueden dar por bien servidos, por cuenta del mundial.

 

Descubra la entrevista completa al hijo de 'el doctor' Peláez en nuestra  edición impresa de junio.

 

En quinto de bachillerato, Jorge Luis Pinto ya quería ser entrenador de fútbol. No soñaba tanto con ser jugador como con ser técnico. “Tengo 25 compañeros que son testigos de que a esa edad ya leía libros de fútbol. Y les decía: ‘cuando yo esté grande, voy a dirigir este equipo’ ”.

 

En la antesala del partido contra Argentina, que se jugó el pasado 15 de noviembre, Néstor Pékerman, quizás pensando con el deseo, les dijo a los periodistas: “Colombia puede dañar a cualquiera”. Pero al otro día la que resultó herida fue Colombia. Perdió el partido tres a cero, tras un baile orquestado por Lionel Messi, y se quedó momentáneamente fuera del Mundial de Rusia.

Los antecedentes

Es curioso. Tuvimos que soportar 28 largos años, viviendo la nostalgia futbolística reflejada en un histórico hecho; el marcador 4 – 4 ante la ex URSS, en el mundial de Chile en 1962.