tecnologia

UN REPORTE de la firma neoyorkina NordVPN Teams, proveedora de servicios de red privada virtual para empresas, señala que el confinamiento causado por la pandemia elevó en 2,5 horas al día, en promedio, la jornada laboral en Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Austria y Países Bajos. Por su parte, una encuesta de Morgan Stanley realizada en agosto y publicada en The Economist indica que cerca del 25% de empleados en Francia, Italia, España, Alemania y Reino Unido trabajaron más de cinco días a la semana, desde casa.
 
  • Tener un Popsockets® adherido al teléfono le permitirá tener un agarre más seguro del mismo y así, además de proteger la postura de sus manos, también evitará accidentes como caídas extremas y daños irreversibles en el dispositivo móvil. 
     
  • Al utilizar un celular con PopSockets® se libera la tensión de las manos y los dedos, pues el peso se soportará al entrelazar los dedos con el accesorio evitando recibir el 100% del peso sobre la mano.
     
UN DISPOSITIVO conectado a internet las 24 horas del día es una gran ventaja para la mayoría de los seres humanos contemporáneos. Según el reporte Digital in 2020, más de 4. 500 millones de personas utilizaron internet a principios del año pasado y más de 3.800 millones fueron usuarios activos de las redes sociales. Pero –como bien se sabe–, todo exceso es malo.
 
EL COMMODORE VIC-20 no parece un computador. Se ve como una máquina de escribir de los años ochenta, o como una vieja caja registradora. Ni pantalla tiene. Cuando se usaba, se le debía conectar un televisor para, ahí sí, esperar a que sus 5 kilobytes de memoria RAM produjeran, con esfuerzo, su magia de ocho colores y primitivos caracteres digitales. Obsoleto, sí. Pero en 1980 el VIC20 era ‘el último grito de la moda’ en el universo de la computación, entonces incipiente.

La película Yo, Robot, protagonizada por Will Smith y Bridget Moynahan, muestra un mundo en el cual los androides están diseñados para ayudar al hombre. Incluso están regidos por leyes inquebrantables para jamás hacerles daño a los humanos.

La aplicación más común de la realidad virtual, y donde probablemente ha mostrado más desarrollo, es en la industria de los videojuegos, pero la verdad es que ya se usa en telemedicina, finca raíz y exploración, y la forma de acceder a tales ambientes creados por computador es mediante accesorios, llámense estos gafas, cascos, guantes, chaquetas, exoesqueletos o trajes completos.

En 1970 se llevó a cabo la primera transmisión a color de un campeonato mundial de fútbol para todo el planeta. Desde aquel mítico México 70 ha habido transformaciones tecnológicas evidentes, pero nunca como las que ofrecerá el Mundial de Rusia 2018. Salvo, quizás, Sudáfrica 2010, que introdujo la alta definición (HD), y Brasil 2014, que permitió seguirlo desde dispositivos móviles.

En la cinta El nombre de la rosa, basada en la obra del mismo nombre del italiano Umberto Eco, el maestro William de Baskerville le regala a su discípulo Adso de Melk sus gafas para leer, un par de lentes enmarcados que solo se apoyaban sobre la nariz. Era el año 1327, poco después de que se inventara esta ayuda visual, precisamente, en Italia. Esta es su evolución:

54 a. C. Aunque no eran gafas, se dice que el emperador Nerón usó una gema para, a través de esta, ver mejor una lucha entre gladiadores.

Vivir o trabajar en sitios que tienen en cuenta la eficiencia en el consumo de energía, el reciclaje y el cuidado del medio ambiente está ganando popularidad, entre otras cosas porque algunos gobiernos están legislando a favor de la sostenibilidad.

En materia de reparaciones físicas, la realidad se acerca cada vez más a la ciencia ficción. La tecnología ha hecho posible brazos y piernas ortopédicas que pueden ser manejados desde el cerebro como si fueran un miembro natural; mecanismos para recuperar la visión perfecta; aplicaciones para que los sordos puedan oír, y muchas otras invenciones que ayudan a pacientes enfermos a suplir sus deficiencias con asombrosa eficiencia. Estas son solo algunas alternativas para ponerse de nuevo en competencia.

Ojo biónico