19 de febrero del 2019

teatro

Con la coreografía del maestro Yury Grigorovich –quien dirigió el Ballet Bolshoi durante tres décadas– el Cascanueces narra la fantástica historia de unos muñecos que cobran vida para luchar contra los ratones y su rey. Luego llevan a su dueña, Marie, en una travesía por el mágico mundo de los dulces en donde se aprecian danzas de varios países, como China y España, con la fantástica música de Piotr Ilyich Tchaikovsky.

 

¿Estaría dispuesto a enfrentar sus secretos más guardados para volver a amar? Pues en esta obra los protagonistas tendrán que decidir si podrán superar sus miedos y sus inseguridades en nombre del amor. 

 

De tal forma que para resolver este embrollo, el dramaturgo Lanford Wilson logra crear una pieza teatral entrañable, de comedia inteligente y cargada de esperanza.

 

El público podrá conocer la extraordinaria vida de Rudolf Nureyev; el bailarín que trascendió los límites del mundo de la danza para volverse un ícono global que sigue vigente, quién empieza con un origen humilde, un ascenso increíble y una deserción de la Unión Soviética que conmocionó al mundo entero.

 

Así pues, el director y dramaturgo Jorge Hugo Marín, quien en la sala de su apartamento en el 2009 tomó la decisión de emprender un camino que lo llevara a cumplir su sueño, hoy festeja los frutos de su esfuerzo e insistencia.

 

La muestra de drama realista fue estrenada por Francesco Cilea (1902) y se inspiró en la vida de una de las actrices francesas más famosas del siglo XVIII: Adriana Lecouvreur. El relato evidencia la desdichada relación amorosa entre la protagonista y el héroe de guerra Mauricio de Sajonia.

 

Del miedo, un hombre decidió lanzarse del palco en un teatro en Puebla (México). Aseguró que “La dama de negro” estaba sentada a su lado. Nadie más la vio. En el DF, que es como apodan a la capital mexicana, unos espectadores se levantaron súbitamente de sus asientos y corrieron a la salida de emergencia. En otros escenarios y ciudades, muchos asistentes se han quedado anclados en sus puestos y orinado sus pantalones mientras los gritos del público se confunden con el sonido envolvente creado hace 24 años por el mismísimo George Lucas. 

 

El héroe de Cervantes toma vida en la temporada del Ballet Bolshoi 2018 - 2019 con Don Quijote. Este clásico se transforma para llegar al escenario del Teatro Bolshoi con magníficos vestuarios y una grandiosa producción. Es una adaptación de la coreografía de Marius Petipa, el padre del esplendor del ballet ruso. 

 

La mejor manera de disfrutar la genialidad de Atkinson es viendo los sketches en vivo -obras cortas de teatro cómico- que el británico protagonizó en los años ochenta y noventa, y que no son masivamente conocidos. En algunos de estos comparte las tablas con otros colosos de la comedia inglesa que, por entonces, no eran las 'estrellas' de hoy. Es el caso de Hugh Laurie (quien luego interpretó al célebre y neurótico Dr. House) y John Cleese (miembro del grupo Monty Pythony y actor en películas de James Bond). 

La sociedad se ha planteado una linea divisoria entre lo que deben ser y hacer los hombres y las mujeres, en resumidas cuentas, ha creado unos muy marcados rolesde género a lo largo de la historia. ¿Qué significa eso? Los estereotipos de género son el conjunto de ideas preconcebidas usadas para explicar el comportamiento masculino y femenino en el trabajo, la familia, el espacio público y, sobretodo, la interacción entre sí.

Es un ballet cómico en tres actos. Fue creado a partir de un cuento de Hoffman. Mezcla elementos del folclor húngaro, polaco, ucraniano y gitano. Sergei Vikharev fue el encargado de revivir la coreografía del gran maestro del ballet Marius Petipa. Con la extraordinaria partitura de Léo Delibes, el cuento de Hoffman toma vida en el escenario. La muestra cuenta con una gran producción y diseño de vestuario.