Mundo

El 15 de octubre de 2017, la actriz estadounidense Ayssa Milano publicó en su cuenta de Twitter: “Si has sido acosada o abusada sexualmente, escribe ‘Me too’ (Yo también) como respuesta a este tuit”. Fue suficiente para partir en dos la historia del mundo del espectáculo de Hollywood. Bastaron apenas 24 horas para que su publicación tuviera casi 50.000 réplicas y para que la etiqueta #MeToo se usara casi 500.000 veces. Ese día, Milano abrió la puerta a la denuncia pública en redes sociales.

 

Una muda de ropa, una computadora portátil, una cámara fotográfica y una botella para el agua. Sin misterios, el periodista y explorador de National Geographic Paul Salopek empacó su mochila y emprendió en 2013 un viaje a pie que le tomará más de siete años y con el que busca frenar su vida para observar al mundo más de cerca.

José Galat, que se dice ultracatólico, afirma que Francisco es el Papa Negro. ¿Usted qué opina?

 

Varios funcionarios de compañías y hasta hospitales en países como Reino Unido España, Turquía, Italia, Ucrania, Vietnam y hasta Rusia amanecieron sin poder cumplir con sus funciones normales. Los teclados inactivos, la información secuestrada y hasta los desvíos en las rutas de las ambulancias fueron motivo de alerta cibernética. Incluso Colombia había venido sufriendo este tipo de ataques cibernéticos en los últimos días. El jefe de seguridad informática de la Casa Editorial El Tiempo, Oskar Cantor, nos explicó de qué se trata un virus ‘ransomware’.

La reina Isabel es aburridísima en público y divertidísima en privado. Eso dice Tim Dowling, columnista de The Guardian, diario británico que por estos días le dedica un especial a la vida de la Reina. Quienes se le acercan, cuenta Dowling, la describen como una mujer aguda, con un humor malicioso y perspicaz. Pero la Reina, de 90 años, la mujer que más tiempo ha gobernado en la historia de las monarquías en el planeta entero, no ha dicho una sola frase interesante en 23.226 días, 26 horas y 24 minutos de reinado. 

Solo le faltaban 100 metros para alcanzar la cima del Carstensz cuando el sudor le pasó factura. En pleno risco la prótesis se zafó. Nelson Cardona estaba a punto de conquistar la última de las famosas siete cumbres, así llamadas por los escaladores para nombrar el grupo conformado por cada uno de los picos más alto de cada continente: el Kilimanjaro (África), Elbrus (Europa), Carstensz (Oceanía), Everest (Asia), Aconcagua (Suramérica), Denali (Norteamérica) y Vinson (Antártida).

1. Archivo Mitrokhin

1. Bill Gates: