15 de octubre del 2018
Foto | Shutterstock
5 de Enero de 2018
Por:
Mauricio Romero

Manejar el televisor a distancia, saber la hora, hablar por teléfono, volar un dron o ver series en tabletas no sería posible sin los acumuladores de energía que están dando luz desde hace más de 250 años.

Una pila para mover el mundo

Las baterías son elementos esenciales de casi cualquier aparato portátil. Cada vez son más pequeñas, ofrecen mayor capacidad de almacenamiento, se recargan más rápido y tienen una vida útil más prolongada. Así le han pasado los años a las pilas.

1749. El inventor estadounidense Benjamin Franklin fue el primero en hablar de baterías, cuando experimentaba con electricidad y condensadores de energía.

1799. El italiano Alessandro Volta inventa lo que se conoce como la primera batería: la pila voltaica, que consiste en discos de cobre y de zinc apilados unos sobre otros, con un material diferente entre estos.

1835. El británico William Sturgeon mejora la eficiencia de las baterías y evita la formación de sulfatos y la degradación mediante la incorporación de nuevos materiales.

1836. John Frederic Daniell inventa la ‘celda de Daniell’, una batería con diferentes elementos químicos que no se mezclan y por ende permiten una mejor conducción de la electricidad.

1859. El francés Gaston Planté inventa la primera batería recargable, precursora de las baterías de automóvil, con base en ácidos.

1862. Un francés de apellido Callaud crea la celda de gravedad, una pila más eficiente, a la que se le agrega aceite para evitar que los demás componentes químicos se evaporen.

1899. El sueco Waldemar Jungner inventa la batería de níquel cadmio, que aún se utiliza, aunque cada vez menos, debido el carácter tóxico del cadmio.

1950. Fabricantes como Duracell y Energizer popularizan las baterías alcalinas, basadas en hidróxido de potasio. Son las típicas no recargables de tipo AAA, AA y DD.

1989. Con el patrocinio de las automotrices alemanas Daimler Benz y Volkswagen, se lanza al mercado la batería NiMH (Nickel-Metal Hydride), que se comienza a utilizar en dispositivos electrónicos.

1991. Inventan las baterías de ion de litio, con mayor densidad energética, lo que les confiere más duración, con aplicaciones en electrónica y computadores portátiles, además de la industria de vehículos eléctricos.

2013. La Universidad de Illinois crea las microbaterías para celulares y otros dispositivos, cuya carga puede durar hasta 3 días de uso continuo. Incluso, son capaces de ‘revivir’ una batería de carro descargada. Aún están en desarrollo y no son tan difundidas comercialmente.

2015. Crean las baterías de ion de aluminio, más durables y que no tienen la tendencia a recalentarse. También ofrece un tiempo de recarga mucho menor que otras tecnologías (de horas a minutos), aunque aún se trabaja en el manejo del voltaje.

2017. Las baterías se hacen cada vez más pequeñas y de mayor duración, como las de los teléfonos celulares, que pueden durar hasta dos días con un uso continuo del dispositivo.

 

 

*Publicado en la edición impresa de julio de 2017.