18 de octubre del 2019
28 de Enero de 2019
Por:
Mauricio Romero

Además de su función de vestir, hay prendas con fibras inteligentes y otras que ofrecen conectividad a internet, o que protegen la salud. 

TECNOLOGÍA Y MODA: UNA REVOLUCIÓN

Como si se tratara de una película de ciencia ficción, la industria textil ya produce materiales que resguardan el cuerpo del fuego y el frío extremo, que exhiben capacidad antibacteriana o que sirven como transmisores de la electricidad, con gran seguridad para el usuario. 

 

Existen compañías como Nanotex que, desde 1998, fabrica telas con la capacidad de repeler la humedad, los malos olores y las bacterias, y puede proteger al cuerpo de elementos patógenos en el ambiente, o alertar al usuario sobre la presencia de elementos nocivos, lo que hace que prendas hechas con este material tengan variados usos en hospitales, plantas nucleares y distintas industrias. 

 

Aquí una lista de algunas tendencias en prendas inteligentes: 

Ropa en aerosol:

¿Recuerda los zapatos del protagonista de la película Lluvia de hamburguesas? Un inventor español creó un aerosol que al ser aplicado sobre la piel forma una tela que se ajusta perfectamente al cuerpo. En un principio, la tecnología está pensada para las modistas o los sastres, que no necesitan tomar medidas sino que se quedan con la prenda que rociaron sobre su cliente para que les sirva de patrón. Otro de los posibles usos es crear vendajes y yesos sobre un miembro lastimado. 

 

Tela que se repara sola:

Científicos de la Universidad de Pensilvania, Estados Unidos, realizaron experimentos con una proteína que tiene la capacidad de reparar una fibra rota o dañada. Basta con aplicar algunas gotas de la solución química y un poco de agua caliente para devolverla al estado original. 

 

Ropa con aroma y que cambia de color:

Los 'cosmotextiles' permiten incorporar fragancias y tintes a las fibras. Por ahora, el reto para los fabricantes está en lograr que el olor y la capacidad de cambiar de color duren más. 

 

Prendas que no se manchan: 

Gracias a su material con contenido de sílice, la nanotecnología hidrofóbica utilizada en estas camisetas repele las manchas y el agua. La camiseta no se mancha con el sudor, y permite que la piel respire mejor. Para hacer esto posible, la composición de la tela hace que los líquidos que entren en contacto con esta se conviertan en pequeñas esferas, que son fácilmente repelidas. 

 

Para recargar el teléfono móvil: 

La firma BauBax ofrece una línea de chaquetas que incorporan bolsillos en los que, de forma inalámbrica, se carga el celular mientras el usuario camina o trabaja. También recarga audífonos y relojes inteligentes, mediante puntos de conexión en las mangas y el cuello. La chaqueta oculta una batería de gran capacidad, que se puede recargar desde un tomacorriente cuando no se lleve puesta. 

 

Prendas con telas 'cultivadas':

Mediante levadura, bacterias, té verde y azucar, una inventora neoyorquina creó una tela biodegrabale que aguanta hasta cinco años de uso. 

 

*Lea la nota completa en nuestra edición impresa de enero de 2019.