23 de septiembre del 2019
Cortesía FILBo
23 de Abril de 2018
Por:
Catalina Barrera

Uno de los escritores jóvenes más importantes de Holanda estará en FILBo 2018. El autor de La República habla de la fascinación por usar a Hitler de una manera burlesca y de cómo los políticos han tergiversado la historia hasta convertirla en ficción. 

Joost de Vries: “Hitler es algo así como un Voldemort”

Ya bastante se ha escrito de Hitler y de la Segunda Guerra Mundial. ¿Qué herramientas diferentes encontró para hablar de él en su novela La República?

En Holanda, la Segunda Guerra Mundial ha sido probablemente el suceso más importante de la literatura. Y siempre ha sido tratada de una manera secreta. Para algunos es un motivo de orgullo, para otros es algo de lo que se avergüenzan porque Holanda realmente puso mucha resistencia y estuvo absolutamente dominada por los alemanes. Aunque sigue siendo un secreto, la actualidad ha convertido el tema en algo de lo que puedes hacer una broma.

 

Versiones de películas como las de Quentin Tarantino, o las bromas de South Park que muestran a los nazis como asesinos de videojuegos, lo demuestran.

 

Usted también es historiador. Uno pensaría que, si va a hablar de Hitler, podría hacerlo en libros de historia. ¿Por qué decide usar la ficción?

Cuando leo uno de los personajes del libro, Brik, veo mucho más a Hitler que cuando leo realmente algo de Hitler, y Brik es un personaje ficticio. Hay muchas historias de ficción que personifican a Hitler. Pero si miras de cerca las películas o miras los trabajos históricos que se han hecho de la Segunda Guerra Mundial, a Hitler siempre lo han trasnformado. Tú sabes que existió el verdadero e histórico Hitler, pero luego tienes todos estos nuevos procesos que son realmente ficción y están arreglados. Casi se puede decir que él es un personaje de ficción también. Hitler es algo así como un Voldemort. 

 

No me malinterpretes: él ha sido probablemente la persona más horripilante de la Segunda Guerra Mundial, pero yo, que soy historiador y escritor, y que veo películas y televisión todo el tiempo, encuentro muy interesante cómo la historia ha sido retorcida para hacer mejores programas. Por ejemplo, la manera en la que Pablo Escobar es presentado en Narcos es probablemente muy diferente de lo que fue él en la vida real. Pero, ¿cómo va a ser recordado?, ¿lo será de manera histórica o lo va a ser con un producto popular de la televisión?  Para mí esa es la razón para hablar de Hitler desde la ficción. También es porque soy un historiador horrible, no soy lo suficientemente disciplinado en eso. Y creo que es más interesante escribir una buena historia que escribir una correcta historia. La historia es interesante, pero contarla desde la ficción se vuelve aún más interesante.

 

¿Cuál es el motivo para convertir a personajes reales en personajes de ficción?

 

Me gusta que algunos usan hechos de lucha y tratan de volverlos. Eso a veces también le muestra a los lectores alternativas para que miren a la gente de una manera más humana. 

 

 

Entonces, ¿es más novelista que historiador?

 

Sí, completamente.

 

¿Cuál es el poder de la historia en la política?

 

Es interesante. Porque estoy seguro de que es lo mismo aquí en Colombia, y lo debe ser también en Sudamérica. En Europa la historia se ha vuelto más y más importante. Si miras la situación política más o menos en todos los países de Europa, especialmente en Holanda, pero también en Inglaterra o Francia, la mayoría de los partidos políticos son conservadores y están obsesionados con la historia. En Holanda tienes varios partidos que quieren más o menos volver a 1950. Y si miras más de cerca la manera en la que hablan del pasado, no es nunca como realmente ha ocurrido. Es siempre esta fantasía del pasado. Claro, si regresas a 1950, vas a encontrar una rara situación también, todo ha cambiado, todo siempre está cambiando. Pero si miras el Brexit, por ejemplo, también es uno de esos eventos políticos que está basado más en esta historia fantástica que lo que en realidad debería ser. Creo que, y podrías decirme si es lo mismo aquí, en Europa la historia ha sido un arma de poder en los discursos políticos. Y ese es uno de los temas que trato también en este libro. Por ejemplo, claro que Hitler fue un nacional socialista, pero hay una tremenda diferencia entre el nacional socialismo y el socialismo y ellos solo tratan de manipular la historia y usarla para fines políticos.