18 de agosto del 2019
Cortesía
5 de Septiembre de 2016
Por:
Catalina Barrera

El escritor cubano Sergio Andricaín busca ampliar la mente de los niños frente a la diversidad sexual para que en el futuro sean capaces de conformar una sociedad inclusiva. 

¿Cómo erradicar la homofobia leyendo?

A su paso por Colombia, Sergio Andricaín, quien hace parte del Primer Congreso Internacional de Lectura y Escritura, dictará la ponencia “Diversidad sexual para niños y jóvenes” en Neiva. El escritor, que busca educar a los niños contra la homofobia, habló con Revista Credencial.

 

 

¿Por qué escribir para los niños y no para un público más amplio?

 

Escribo para los niños porque ellos son la promesa de un tiempo mejor si los preparamos ahora para las responsabilidades que deberán asumir cuando sean adultos. Los niños necesitan crecer bajo múltiples influencias y estímulos, entre ellos los de la literatura, que agucen su sensibilidad, desarrollen su inteligencia y expandan su imaginación. 

 

¿Qué poder tiene la literatura para explicarle a los niños un tema tan controversial como la diversidad sexual?

 

La literatura es un reflejo de la sociedad, que es, por naturaleza, diversa en materia de naciones, razas, credos, ideologías, sexualidad... Los libros para niños pueden reflejar que la diversidad es la norma y lo que hace rica a la humanidad, y que por tanto debería regir la forma de relacionarnos los seres humanos. Solo conociendo al otro que es diferente llegaremos a entenderlo y a incluirlo tanto en nuestra vida y como en los proyectos  sociales. En su desarrollo, los niños y jóvenes pasan por diferentes etapas sicológicas en las que van tomando conciencia de su sexualidad, y a través de las cuales van identificándose con patrones de conductas que perfilan, junto a otros rasgos, el género y la sexualidad de cada quien, un género y una sexualidad que forman parte de la manera de ser y de estar de cada quien en el mundo. Creo que hablar de estos temas con conocimiento científico y sensibilidad permite que los niños asuman este aspecto de su personalidad sin traumas, para que, al llegar a la vida adulta, sean individuos equilibrados y respeten otras formas de sexualidad diferentes a la suya.

 

¿Cómo esos libros educan?

Esos libros y otros más les revelan a los niños la naturaleza plural de las sociedades, no solo desde la perspectiva del género, sino también de otros rasgos; les ayudan a entenderse a sí mismos y a los otros, contribuyen a comprender el complejo mundo en que viven y que les exige definiciones, conductas, acciones... Les permiten elegir con sabiduría y auténtica libertad lo mejor para sí y para quienes comparten con ellos tiempo y espacio. Les enseñan a respetarse y a respetar a los otros, a combatir cualquier prejuicio y cualquier forma de discriminación. Les revelan que en el entramado social lo indicado es sumar, no restar, no rechazar ni condenar, sino cuestionar y buscar respuestas, para poder tender puentes hacia quienes con su diferencia nos completan.

 

¿Los libros solucionan conflictos?

 

Los libros no solucionan los conflictos, pero contribuyen a resolverlos. La lectura de libros  

no tiene ese poder de cambio, pero sí pone un granito de arena en la gran lectura del mundo, y puede contribuir a transformarlo en un mundo más humano, más agradable, más justo.
 

¿Cuál es el reto de los escritores en la literatura infantil moderna?

 

Los escritores de literatura infantil tienen el reto de escribir con sinceridad sobre temas que tocan al niño, y que también los afectan y les interesan a ellos como adultos. Y, sobre todo, el reto de entregar obras con valor artístico.
 

¿Por qué escoge, dentro de tantos temas que generan conflictos sociales, la diversidad sexual?

 

Porque la discriminación por cualquier causa (sea esta de índole económica o política, religiosa o sexual) genera segregación, exclusión, la existencia de sociedades disfuncionales, incompletas, que no aprovechan los aportes de todos y cada uno de sus integrantes para generar un proyecto social inclusivo, coherente y armónico.
 

¿Cómo enfrentar los malos hábitos de lectura en los niños colombianos?

 

Como se viene haciendo en Colombia y en otros países de la América Latina desde hace años: democratizando y universalizando el acceso a la lectura, editando más y mejores libros, capacitando a los mediadores de lectura (padres, maestros, bibliotecarios), proponiendo a los niños lecturas significativas y de calidad.

 

¿Cuáles son las debilidades y fortalezas de los lectores modernos?

 

Que leen más, pero les falta una mejor selección de las lecturas que hacen, una reflexión más profunda en torno a lo que leen. La ausencia de juicios de valor hace que los lectores de hoy queden inermes ante una producción editorial donde hay “de todo como en botica” y que se abalanza sobre ellos como un tsunami.