11 de diciembre del 2018
14 de Noviembre de 2018
Por:
Lina María Álvarez

La Pacifican Power no es exactamente una banda. Es más un colectivo artístico que reúne a 10 de los mejores músicos del Pacífico colombiano. Su música tiene un objetivo claro: hacerle eco a la lucha de una región. 

PODER PACÍFICO

Diez músicos, tres departamentos, una sola voz. La Pacifican Power es puro poder y sabor. Este colectivo, que nació en 2017 en torno a la improvisación y a la fiesta, reúne a los mejores exponentes del suroccidente colombiano bajo una propuesta musical que nutre las raíces del folclor Pacífico con elementos de música contemporánea un tanto más urbana. Se trata de la voz del alma de una región que domina los agudos y le canta a los obtusos.

 

Nidia Góngora, el corazón de La Pacifican y la voz de Canalón de Timbiquí; Jacobo Vélez, compositor, productor, saxofonista y cantante, director de La Mambanegra; Alexis Play, rapero exintegrante de Chocquibtown; Maikcel, el ritmo y la rima de Zalama Crew; Fredy Colorado, maestro de la percusión e integrante de Onda Trópica; Mulatho, pianista y productor de su proyecto musical; Andrés Felipe Pinzón, exguitarrista de Herencia de Timbiquí; Heriberto Bonilla, marimbero de pura ‘chonta’ reconocido por su recorrido con la Orquesta Kímbara; Jeffrey Obando, bajista y percusionista en proyectos de la talla de Rey Ruiz y Cano Estremera, y Sebastián Blackburn, baterista del Grupo Bahía y Espiral7, conforman esta especie de ‘Fania del Pacífico’.

 

El éxito de la receta radica en la experiencia de cada uno de sus integrantes, en elevar su poder de forma exponencial. No es escuchar los primeros diez segundos de su reciente sencillo, Vení, para entenderlo. El repique, la marimba y la voz de Nidia serán suficientes para cautivar su atención.

REVISTA CREDENCIAL habló con César Herrera, un caleño amante del teatro que trabaja como mánager del proyecto.

 

¿Cómo nació La Pacifican Power?

Nació de la fiesta, del jam, de la descarga. Cuando se acabaron los remates de la Calle del Pecado durante el Festival Petronio Álvarez, quedó un vacío muy grande en los músicos que se reunían allá. Así que decidimos formar un ‘parche’ para tocar en un lugar que se llamaba MiKasa Bar, en 2012. Entre los que llegaron a ‘descargar’ estaban Wilson Viveros, Julio Sánchez, Cristian Salgado, Alexis Play y William Angulo. El jam se repetía todos los años, y fue llegando gente muy ‘tesa’. Entre ellos Goyo, Tostao, Quantic y Esteban Copete.

El 22 de diciembre del año pasado hicimos una fiesta que se llamó ‘Pacifican Power contra los ladrones de la patria’ y desde ahí decidimos armar el grupo. Nos reunimos después del concierto para conformar la base y empezar a ‘camellar’.

 

Los 10 integrantes del grupo tienen sus propios proyectos musicales, ¿cómo ha sido la experiencia de trabajar en equipo?

En el Pacífico pasan cosas muy bonitas. La unidad es un valor que no se pierde. Siempre se piensa y se trabaja en comunidad. Y así lo vemos nosotros. Para sacar adelante este proyecto le estamos ‘metiendo la mano’ una timbiquireña, un guapireño, un chocoano, un caleño, un bonaverense. Tenemos todos los ingredientes para cocinar algo muy poderoso. A veces no es fácil coincidir en tiempos, pero todos estamos comprometidos porque sabemos que nuestra música es resistencia, es lucha.

 

¿Por qué luchan?

Porque representamos la resistencia de un pueblo. Estamos trabajando en equipo en un momento donde todo el mundo tira solo pa’ su lado. Estamos pensando en colectivo para hacerle un llamado a la gente y decirle que somos una misma raza, un mismo color, que estamos luchando por lo mismo: la igualdad. Somos una manifestación de resistencia en un país donde siempre se ha mirado al Pacífico y sus costumbres ‘por encima del hombro’. Estamos en un momento donde la gente se está preguntando qué es lo que está pasando en esa tierra tan fértil, entre ese hervidero de gente y de talento.

 

¿El Pacífico está de moda?

El Festival Petronio Álvarez, sin duda, ha ayudado mucho a la difusión de las expresiones culturales del Pacífico, que van desde la música hasta la gastronomía. Pero pienso que, más allá del Petronio, hay mucha gente luchando por reivindicar la tradición. Lo que sucede cuando se forma el arrullo en la casa de Nidia cada año durante el Festival, es algo que pasa todos los días en el Pacífico. Llevamos mucho soñando con que el Pacífico se levante.

 

Hablemos sobre su producción musical…

Vamos a lanzar Tambó este 17 de noviembre, y en el 2019 estaremos haciendo el lanzamiento oficial del disco en Bogotá, en el Teatro Colsubsidio. El proceso ha sido muy sencillo. Estos muchachos se reúnen y en un ensayo sacan una canción. Son muy rápidos para componer, hacer arreglos y montajes. Estamos grabando en bloque para darle nuestro toque.

 

En el Pacífico todo tiene sabor: el baile, la comida, la música. ¿A qué sabe La Pacifican Power?

La Pacifican Power es un ‘pusandao’ que tiene todos los ingredientes del Pacífico: toyo, piangua, camarón, longaniza, queso chocoano, chontaduro, viche, pipilongo. Tenemos lo mejor en un solo plato. 

 

Aquí una muestra del sabor que tiene la Pacifican Power: 

*Lea la entrevista completa en nuestra edición impresa de noviembre de 2018.