14 de noviembre del 2019
Cortesía
13 de Diciembre de 2016
Por:
Catalina Barrera

El artista colombiano lanzó su disco Trenes, aviones y viajes interplanetarios. El sexto álbum de Cruz incluye colaboraciones de diversos artistas como Elsa y Elmar, Vicente García y Sebastián Yepes.

Los viajes espaciales de Santiago Cruz

¿Por qué escoge particularmente trenes, aviones y viajes interplanetarios para titular su disco?

 

Eso viene del nombre de mi tomo favorito de una enciclopedia infantil que había en mi casa. La enciclopedia se llamaba Mis primeros conocimientos, y mi tomo favorito se llama Trenes, aviones, viajes interplanetarios. Regresar a Ibagué, con mi familia, para que mis hijos crezcan allí, me conectó de nuevo con esa parte de mí. Además de todo, uno en esta profesión siempre está montado en algún aparato, yendo o viniendo de alguna parte.

 

¿Qué estilos musicales podemos encontrar en el disco?

 

Es un disco pop/rock, con todo lo que cabe dentro de ese concepto, con un sonido vintage, un sonido añejo, pero con un aire muy fresco.

 

¿Cuál es la anécdota que más recuerda en medio del proceso de creación del álbum?

 

El proceso creativo supone muchos retos; cuando es un proceso colectivo, aún más. Si a eso le sumamos el tema del idioma, pues los retos son mayores. Nos comunicábamos casi siempre en inglés, y a veces no lograba darle el matiz que quería a lo que decía. Cuando teníamos algún malentendido creativo en el estudio, lo resolvíamos poniendo Pies de duende frágil, una de las canciones favoritas de todo el equipo, y nos recordábamos a nosotros mismos lo que estábamos logrando en el estudio.

 

¿Cómo resultó trabajar en Brasil de la mano del productor Mario Caldato?

 

Maravilloso. Río de Janeiro es un lugar especial. Además, llegas a un aeropuerto con nombre de músico: Antonio Carlos Jobim. Botafogo, un barrio al sur, tiene magia. Además, Mario y Alexandre Kassin, que fue el otro productor, son tipos muy claros y respetuosos con la canción como objetivo principal. Parece una obviedad, pero a veces pareciera que la canción es lo menos importante.

 

¿Qué cambia cuando no se trabaja en Colombia?

 

Te da perspectiva, te da distancia y eso siempre va a ser positivo, refresca tu propia visión.

 

¿Cuál es el mensaje de este disco?

 

Yo trato de aproximar mi trabajo desde el cultivo del amor propio, que es distinto al egoísmo o la arrogancia. El amor propio es una relación sana con uno mismo, como punto de partida de tu relación con el entorno.

 

¿Hay alguna canción que lleve la batuta en este álbum? ¿Cuál y por qué?

 

Hay algunos pilares sobre los que se sostiene este disco, por lo menos desde mi óptica. Esos son Vida de mis vidas, Como si nada, Vamos de cero, Café con abrazo y Regreso. La propuesta sonora de cada una de estas es el tallo del cual se desprenden las demás. Por otro lado, está Un día de mierda, que es la más distinta del disco, y tal vez de mis canciones, hasta ahora.

 

¿Con este nuevo álbum qué cambia en su vida?

 

Que cada vez me siento más seguro para tomar riesgos, y eso es impagable.

 

 

*Publicado en la edición impresa de noviembre de 2016.