22 de febrero del 2020
Fotografía | Frankie Jazz / Cortesía de Sebastián Yatra
23 de Enero de 2020
Por:
Catalina Uribe Tarazona

Sebastián Obando Giraldo nació en Medellín en 1994. A los cinco años se trasladó a Miami y, años después, regresó a Colombia para 'robarse' el corazón del público. Este paisa recibe una nueva década con una nominación a los Grammy Anglo, con su más reciente lanzamiento –Magnetic–, y con ganas de conquistar el mundo. 

TAGS: Música

"Fue un año lleno de Dios": Sebastián Yatra

  • Según su tradición familiar usted habría podido ser empresario. Y ha dicho que, siendo adolescente, quería ser futbolista o músico. ¿Qué lo motivó a inclinarse por la tercera de estas opciones?
Mi familia es tremendamente artística y esa inclinación es inevitable. Mi hermano Andrés, por ejemplo, es escritor y en diciembre lanzó su primera obra, llamada Bajo el suelo de París. El año pasado, mi tío lanzó una ‘peli’, y dos de mis primos cantan… tenemos una fuerte herencia creativa. Y toca decirlo: fue definitivo que yo fuera muy lento en la cancha (risas). En cambio, era más ágil con el lápiz y mis dedos en la guitarra.
 
  • Usted afirma que una ‘pieza’ clave en su camino como músico ha sido María Adelaida Giraldo, su madre. ¿Por qué?
Mi mamá siempre nos dio lo mismo a mis dos hermanos y a mí: apoyo incondicional en nuestra vocación. Además, ella nos matriculaba en clases de piano y canto, y luego, cuando yo me decidí por ese mundo, fue creativa, administradora, stylist, asesora, fan… en fin: todos los roles que uno necesita para construir un equipo y sacar esta carrera adelante. Mi mamá es nuestra principal crítica y eso también es importante. Es nuestro polo a tierra.
 
  • Traicionera lo catapultó como uno de los artistas más prometedores en el escenario musical colombiano. ¿Qué hizo que esa canción fuera un detonante?
Una canción y su éxito dependen de muchas variables. Traicionera llegó cuando yo ya había acumulado varias horas de ‘tarima’ en bares, discotecas y universidades, así que ya la gente sabía que yo existía y eso fue clave. Adicionalmente, tiene un buen ritmo, genera  recordación y, sobre todo, la solidaridad con mi género fue clave (risas). ¿A quién no se le ha cruzado en el camino una traicionera?
 
  • Fantasía es el nombre de su más reciente álbum de estudio, con el que está nominado a nada menos que un Grammy Anglo. ¿En algún momento ha pensado que todo lo que le está ocurriendo es justamente eso, una fantasía?
¡Jamás! Aunque, bueno, una fantasía buscada y alcanzada: lo fue durante todos estos años porque, precisamente, visualizaba perfectamente el álbum. Imaginaba qué canciones debía incluir, cómo serían los videos que acompañarían cada sencillo, cómo sonarían en vivo, qué arreglos debían tener, etcétera. Siempre supe que en algún momento lo tendría en mis manos y que, una vez eso pasara, ahí ya ‘chao’: me tocaba empezar a fantasear con el siguiente. 
 
  • Aunque los escenarios son su fuerte, también ha sido espectador y juez: participó en La Voz Kids 2018 y 2019 como el guía de muchos niños con el sueño que usted hoy cumple. ¿Qué rescata de esta experiencia?
Yo amo a los niños y tengo la certeza de que debemos invertir no solo dinero, sino esfuerzo, educación y tiempo en ellos. Por eso, haber estado en La Voz ha sido una de las mejores experiencias de mi vida. Poder decirles de frente a los chicos: “sigue adelante, no desfallezcas, usa tus talentos, ten fe, valora a tu familia” fue invaluable, así como también lo fue conectarme cada noche con los televidentes de Caracol, entrar a sus casas con amor y con humor. Entre las familias colombianas y yo hay un vínculo que valoro profundamente después de estos dos años de participación en ese proyecto.
 
  • El psicólogo fue su primer sencillo y Mañana no hay clase (24/7) es el más reciente. ¿Cómo describir –desde lo personal y lo musical– a estos dos ‘hijos’?
Cada canción tiene una historia y una exigencia diferente. El psicólogo es más inocente y más tranquila. Cuando la hice, yo no había logrado tanta confianza con el humor y el doble sentido en las canciones. Mientras que 24/7, además de darme la licencia de ser más ‘necio’ con la letra –porque el género lo permite–, es una canción para bailar. Igual que Boomshakalaka, mi hijito nuevo que, espero, lo estén bailando ‘con toda’ este fin de año. 
 
  • Ha colaborado con grandes artistas de Colombia y el mundo: Carlos Vives, Joey Montana, Wisin, Nacho, Cali y el Dandee, Dálmata, Alejandro González, David Visbal, Reik, los Jonas Brothers... ¿Qué artista o artistas le faltan?
¡Muchos! Michael Bublé, Andrea Bocelli, por lo menos una más con Carlos Vives, Shakira, John Mayer... ¡Tantos! 
 
  • 2019, tal como aquello que significa Yatra, su apellido artístico, fue un “camino sagrado a lo divino”: estuvo lleno de premios, colaboraciones fructíferas y exitosas producciones. ¿Cómo lo describiría usted?
¡Fue un año lleno de Dios! Un año lleno de buenas noticias, de salud, de aprendizajes, de oportunidades, de crecimiento, de sueños cumplidos, de familia unida, de fuerza, de amor y de música.
 
 
 
  • Usted confesó en alguna entrevista que, inicialmente, quiso dedicarse a la música por las mujeres. Hoy, que tiene tantas seguidoras que mueren por conocerlo, ¿cómo ve esa idea?
Me sigo muriendo por las mujeres (risas). Veo genial esa idea porque yo también quiero conocerlas a todas.
 
  • Yatra le ha entregado al público dos álbumes de estudio: Mantra (2018) y Fantasía (2019). ¿En 2020 llegará el tercero?
¡Sí!
  • En otra vida. ¿Fútbol o música?
Si reencarno en Messi... ¡Ya sabes la respuesta! ◆
 
 
 
 

 

*Publicado en la edición impresa de enero 2020.