22 de octubre del 2017
Cortesía Planeta / Foto Kate Neil
29 de Septiembre de 2017
Por:
Redacción Credencial

La autora de La chica del tren, que acaba de publicar una nueva novela, Escrito en el agua, habla de lo bueno, lo malo y lo feo de escribir un best seller.

TAGS: Libros

“Quiero tener un mayor éxito entre la crítica”: Paula Hawkins

Cualquier escritor sueña con tener un gran éxito en ventas. Sin embargo, hay lectores que desconfían de la calidad de los libros que tienen el sello best seller. ¿Qué opina?

 

Entiendo esa reacción porque muchos piensan que si algo es muy popular, no puede ser bueno. Creo que ocurre lo mismo con las películas y la música. Pero en realidad en la lista de los más vendidos hay muchas clases de libros. Algunos pueden ser de baja calidad y otros son realmente buenos. Este año en Estados Unidos, por ejemplo, Margaret Atwood está en lo más alto de la lista de los más vendidos. Esto demuestra que puede haber un gran nivel entre los best seller.

 

¿Estar en la lista tiene beneficios o desventajas?

Depende. Si lo que quieres es ser tomado en serio por los críticos, tal vez tener un gran lugar entre los best sellers no es algo bueno; pero, en otras circunstancias, estar en la lista significa que tu libro tendrá más atención, más ventas y por tanto, más personas lo van a leer. Sin embargo, vale la pena decir que probablemente el término best seller ya no significa lo mismo que hace unos años. Antes eran los listados según The New York Times o The Sunday Times, ahora es el listado de Amazon, tal vez eso pueda significar algo diferente.

 

Antes de La chica del tren, usted había publicado novelas románticas bajo un seudónimo. ¿Cómo cree que consiguió los primeros lugares de las listas con la primera novela que llevaba su nombre real en la carátula?

 

Bueno, por supuesto que esto no ocurrió de la noche a la mañana. Finalmente llevaba un buen tiempo escribiendo y trabajando en el desarrollo de tramas y personajes. Aunque debo reconocer que fui afortunada al crear a esta mujer que veía la vida de los otros a través de la ventana del tren. Mucha gente se identificó con este personaje. Además, creo que la novela fue publicada en un momento afortunado en el que había un gran apetito por los thrillers sicológicos protagonizados por mujeres. 

 

Después de tanto éxito, ¿qué temores hay a la hora de publicar una nueva historia?

 

Hay mucha presión. Con La chica del tren tuve que viajar por todo el mundo durante su promoción, por lo que estuve muy ansiosa al pensar en lo que esperarían los lectores después de ese gran éxito.

 

¿Cuánto tiempo tardó en dejar a un lado La chica del tren para iniciar la historia de Escrito en el agua?

 

Empecé a escribir Escrito en el agua casi inmediatamente después de terminar de escribir La chica del tren. Sin embargo, cuando La chica del tren fue publicada, tuve que hacer el tour de promoción y hablar de sus personajes todo el tiempo, así que no pude dejar del todo esa historia. Creo que cuando tienes una novela tan exitosa, nunca vas a poder dejarla ir del todo porque es algo de lo que la gente siempre va a querer hablar. 

 

Ya sabe lo que significa estar en lo más alto de las ventas. ¿A qué le apunta ahora con Escrito en el agua?

 

Obviamente quiero continuar en esa lista, eso es importante para la editorial y para mí, pero también quiero conseguir un mayor éxito entre la crítica. No quiero que la gente solo diga que escribo libros exitosos sino que escribo buenos libros.

 

 

*Publicado en la edición impresa de septiembre de 2017.