23 de septiembre del 2019
7 de Diciembre de 2011
Por:

¿Cómo se ve nuestra geografía desde los satélites que rodean el planeta? ¿Es como siempre la hemos supuesto, o llevábamos años calculándola erróneamente? ¿Y qué tal lucen las calles de nuestras ciudades en imágenes tomadas por aviones? Esta maravilla de atlas responde a ésas y a muchas otras preguntas. Hablamos sobre el tema con Iván Darío Gómez Guzmán, director del Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC), la entidad encargada de esta publicación.

Libros. Entrevista con Iván Darío Gómez Guzmán.

¿Cómo se toman estas fotografías desde el espacio?
Existen dos tipos de sensores, que pueden estar soportados por plataformas satelitales o aerotransportadas y que pueden ser pasivos o activos. Los pasivos son los que usan la energía del sol y reflejan todos los elementos del paisaje para construir la imagen, y los activos son los que utilizan ondas electromagnéticas propias para capturar los elementos de la superficie. Los primeros se utilizan para conocer las coberturas y usos de la superficie, mientras que los segundos permiten capturar la forma del terreno. También están las fotografías aéreas de las ciudades, que se toman en un mismo día teniendo en cuenta un plan de vuelo.

Colombia en imágenes desde el espacio
IGAC. 364 páginas. 2010.
 

¿Cuáles fueron las fotografías más difíciles de tomar?
Las de las partes altas de las cordilleras, el Pacífico, la Amazonia y parte de la Orinoquia, debido a condiciones climáticas adversas y alta nubosidad.

¿Descubrieron algo nuevo? ¿Un accidente geográfico desconocido hasta hoy? ¿O quizás algo relacionado con el cambio climático?
La publicación permite apreciar en conjunto la topografía y riqueza natural desde una óptica tridimensional combinando las imágenes de satélite y los modelos digitales de terreno, abriendo camino a la aplicación de este tipo de tecnologías en el país. En relación con el cambio climático, pudimos observar la disminución de los casquetes glaciares de todos los nevados, el aumento de las zonas áridas en algunas zonas de los departamentos de Cesar, Tolima, Meta y Huila, y la existencia de zonas altamente susceptibles a inundación.
 

Gabriele Picco

Lo que te cae de los ojos
Seix Barral. 262 páginas. 2011.

Los personajes de este libro tienen aficiones bastante raras: a Ennio, el protagonista, le fascinan las lágrimas; uno de sus amigos colecciona polvo, y el otro tiene una cámara escondida entre el pelo y se mantiene filmándolo todo. Pero esta no es una novela sobre caracteres extraños. Es, más bien, una historia casi naif sobre la búsqueda de la amistad y el amor. O mejor: sobre la persecución de un lugar en el mundo. Su autor es también artista gráfico, lo que se nota al rompe, no sólo por las ilustraciones que acompañan el texto, sino por la trama misma: Ennio se dedica a buscar a una muchacha que dejó olvidado un cuaderno de notas lleno de imágenes maravillosas. Sí, tan maravillosas como las que van apareciendo mientras se lee Lo que te cae de los ojos.

 

Ignacio Padilla

El daño no es de ayer
La otra orilla. 222 páginas. 2011.

En 1996, cinco escritores mexicanos presentaron al mundo el Manifiesto Crack: querían hacer historias complejas, que jugaran con los tiempos y las voces y recordaran el estilo de las grandes obras del boom. Hoy, quince años después, Ignacio Padilla, uno de ellos, viene con una excelente obra, que es todo un homenaje a lo que él y sus colegas propusieron entonces. No por nada, se acaba de alzar con el último (en todo el sentido de la palabra) Premio La Otra Orilla. ¿Y de qué trata El daño no es de ayer? Digamos solamente que en sus páginas hay un gigante, un mutilador de meñiques, una solterona espiritista, un perro metido dentro de la cabeza de… Y ese es apenas el inicio.

Varios autores 

Política con conciencia
Kairós. 405 páginas. 2010.


¿Puede, a estas alturas, haber una relación entre religión y política? Es más, ¿pueden las diferentes formas de espiritualidad aportar algo a los sistemas de gobierno occidentales? Aunque para muchos estas preguntas tengan una relación con lo arcaico, en los últimos años la influencia de la espiritualidad en la política ha crecido muchísimo. De ahí que este libro reúna las ideas sobre gobernabilidad, leyes y democracia de veintiséis líderes de todas las vertientes religiosas, seguidos y escuchados por los hombres más poderosos del planeta.