23 de agosto del 2017
Archivo Particular | Foto: Alfredo Tudela
31 de Julio de 2017
Por:
Redacción Credencial

La española Dolores Redondo comenzó su carrera escribiendo relatos cortos y cuentos infantiles. Tras leer una noticia espeluznante en un diario, nació La trilogía del Baztán (conformada por los volúmenes El guardián invisible, Legado en los huesos y Ofrenda a la tormenta), una historia de misterio, crimen y leyendas que se convirtió en un fenómeno editorial del que ya se está preparando la versión cinematográfica.

TAGS: Libros

"El modelo de familia matriarcal es el mejor": Dolores Redondo

Sorprende que la semilla de La trilogía del Baztán sea el crimen de un bebé.

 

 

En efecto, el crimen que inspiró la historia fue un crimen ritual de tinte satánico y prácticas de brujería. Los adeptos de este grupo creían que obtendrían favores del demonio al sacrificar bebés. Lo más horrible es que fueron sus propios padres, que pertenecían al grupo, los que la entregaron para que fuera sacrificada. Estos dos temas centran la trilogía: las creencias que llevan a traspasar la frontera del respeto a la vida y el horror de que sea quien debe protegerte quien te haga daño.  

¿Por qué le da tanto valor a la mitología del Pirineo vasco? 
 

Históricamente este es el lugar del mundo donde más procesamientos por brujería se han llevado a cabo. La Inquisición española llevó a la hoguera a docenas de mujeres de esta región y procesó a cientos de sus vecinos. No solo está en la historia sino que forma parte de la cultura de esta tierra. 

 

 

Todas las regiones del mundo tienen sus propios mitos. ¿Qué tan posible es, como lo plantea en la trilogía, resolver casos acudiendo a la mitología? 

Si un investigador se enfrenta a un crimen sexual, debe ponerse en la mente del asesino: sus prácticas, sus círculos y lo que él piensa. Si investiga crímenes rituales, brujeriles o satánicos, o de índole religiosa radical, como los que se están dando en Europa, sería un error no hacerlo. Esto, desde luego, no implica ni que el policía sea un pervertido ni que crea en los temas con los que tiene que tratar. Hace unos meses tuve la oportunidad de visitar Colombia y me llamó la atención el modo maravilloso en que han fundido las creencias mágicas tradicionales adaptándolas a la vida moderna, fundiéndolas en la cultura, sin renegar de la creencia popular que, permítame decirlo, es un síntoma de inteligencia de un pueblo. Creo que renegar de las tradiciones y creencias de nuestros abuelos nos lleva a un vacío existencial que en algún momento habrá que llenar con algo, mejor si ese algo es nuestra propia cultura.

En la nota final de Ofrenda a la tormenta, acepta que en la trilogía hay mucho de lo que configuró en usted haber pertenecido a una familia matriarcal.

 
El modelo de familia matriarcal es el mejor que existe: basado en el respeto a la madre en su sentido más amplio, la madre tierra, la naturaleza, los ciclos de la vida, la reproducción y las cosechas; y, al contrario que las sociedades patriarcales, menos dadas a la violencia, guerras y enfrentamientos. Pertenecer a una sociedad matriarcal ha llevado históricamente a las mujeres de esta región a ser fuertes, valientes, y a vivir en igualdad y respeto con el hombre.  

La protagonista, Amaia Salazar, da la impresión de ser una mujer físicamente débil. Sin embargo, no tuvo ningún problema al enfrentarse con uno de sus compañeros de la Policía, Montes, quien es un hombre corpulento. ¿De dónde sacaba su fuerza la inspectora? 
 

No se debe confundir la fragilidad con la debilidad. Ella es una mujer que ha sufrido desde su infancia, pero también es del tipo de persona a la que las dificultades le han hecho más fuerte. Creo que la combinación de fuerza y fragilidad es lo que mejor la define.

 
En El guardián invisible la describo como una mujer atlética, alta, formada en intercambios con cuerpos de élite del FBI; le aseguro que cualquiera de esas mujeres es bien capaz de enfrentarse con un hombre que, en el momento al que usted alude, está en baja forma y además ha bebido demasiado alcohol.

La trilogía, además, describe con mucho detalle enfermedades mentales, procedimientos policiacos y técnicas forenses. ¿Qué la llevo a interesarse por estos temas tan oscuros y usualmente poco desarrollados por mujeres? 
 
Puede que no sea muy habitual, pero varias maestras del género me preceden: P.D. James, Patricia Highsmith, Ruth Rendell, por ejemplo. No le encuentro nada de particular al hecho de ser mujer. Un autor debe documentarse y saber de qué habla si no quiere decepcionar a sus lectores. Un buen autor, como los ángeles, carece de sexo mientras escribe, es simplemente un autor. 

 

 

*Publicado en la edición impresa de febrero de 2016.