19 de octubre del 2019
Fotografía | Gustavo Martínez
22 de Diciembre de 2017
Por:
Redacción Credencial

Cuando se casó, Ana María Mechler decidió continuar con la tradición de su mamá y hacer pesebres grandes. Ahora, con sus creaciones, recauda fondos para convertirlos en donaciones.

VIDEO | Un pesebre con sentido social

El tamaño de los belenes despertó el interés de amigos y vecinos, que convirtieron en tradición visitarlos cada año. Por eso, con la idea de que la mejor manera de prepararse para la Navidad es ayudando a los demás, Ana María decidió que su pesebre contara una historia, dejara una enseñanza y sirviera para recaudar fondos que, al final de la temporada, se convierten en donaciones. En 11 años de trabajo, sus pesebres han ayudado a nueve causas diferentes. Este año, las donaciones se entregarán a la Fundación Pequeños Valientes, que alberga a las madres de niños, originarios de diferentes regiones del país, que llegan a Bogotá para someterse a tratamientos contra el cáncer.