22 de octubre del 2017
Fotografía | Shutterstock
12 de Abril de 2017
Por:
Redacción Credencial

Hablamos con el doctor Jorge Alió, catedrático de Oftalmología en la Universidad Miguel Hernández de Alicante, en España, quien realizará un estudio para probar la fórmula que el oftalmólogo payanés Luis Felipe Vejarano desarrolló para corregir la presbicia. ¿Funcionará?

 

 

¿Será posible corregir la presbicia con gotas?

¿Cuándo conoció las gotas del doctor Vejarano?

En el Congreso de la Academia Americana de Oftalmología en Llas Vegas (Estados Unidos) hace dos 2 años.

 

¿Por qué decidió apoyar este proyecto?

El doctor Vejarano tiene una experiencia personal suficiente como para acreditar el uso de este producto. Además, creo que hay en este momento un lugar en la terapia de la presbicia para un producto como el que él está proponiendo.

 

¿En qué consiste el estudio clínico?

El estudio que se va a realizar en España consiste en la validación   de las gotas para su uso generalizado. Vamos a incluir a 50 pacientes que, de manera aleatoria, utilizarán placebos, o fov tears, con el objeto de esclarecer el efecto que estaás tienen, su duración, la dosis óptima y la frecuencia con las que se deben utilizar.

 

Ante el anuncio de este producto, algunos especialistas han llamado a la prudencia. ¿Qué piensa de esto?

Evidentemente ante toda novedad hay que ser prudentes y reservados. En este momento la evidencia clínica que hay, comprobada por mí, es que este producto funciona en casos de presbicia intermedia y moderada; e incluso en casos de presbicia avanzada si es utilizado adecuadamente. También sabemos que tiene algunos efectos secundarios que hay que estudiar para paliarlos. En cualquier caso, creo que mientras no concluya el estudio clínico hay que sostener una opinión positiva, pero reservada. Hasta que la evidencia científica permita tener la certeza de su uso, su posología, su dosificación, sus efectos secundarios y, finalmente, sus indicaciones.

 

¿Qué efectos secundarios han evidenciado?

En algunos pacientes, cefalea y visión borrosa transitoria son los efectos secundarios observados en un 17 % de los casos. Es por ello por lo que estamos ajustando la posología, es decir la dosificación del producto.

 

¿Cree que aún falta mucho para que el uso de las gotas sea una realidad?

Creo que en el próximo semestre de este año tendremos ya las gotas disponibles en España, disponible para su uso clínico de un modo ya abierto, basado en la legislación española.

Probablemente en otros países tarde más, puesto que los productos farmacéuticos tienen una duración de registro y una espera largos. Por tanto, algo que puede ser muy ventajoso puede tardar en aparecer en el mercado un tiempo significativo, dependiendo del lugar, de la legislación y del entorno clínico donde se vaya a usar.

 

 

 

*Descubra el artículo completo en nuestra edición impresa de abril de 2017.