12 de noviembre del 2019
Fotografías suministradas por las campañas.
24 de Mayo de 2018
Por:
Redacción Credencial

Los candidatos a la Presidencia de Colombia cuentan cuál será la prioridad de su gobierno y sus estrategias en materia de paz, impuestos, regla fiscal, educación y lucha contra la corrupción.

Estas son las propuestas de los aspirantes a la Presidencia

LA PPRIORIDAD

 

SERGIO FAJARDO

Los colombianos tenemos que revisar la forma en la que nos relacionamos. Ya tuvimos suficiente de agresiones, mentiras, engaños, y nosotros vamos a traerle al país un ejemplo de dignidad y respeto en el comportamiento público. Si logramos esa transformación cultural, habremos logrado muchísimo. Queremos un país donde podamos ser diferentes sin ser enemigos.

 

GERMÁN VARGAS LLERAS

Mi prioridad será el bienestar de los colombianos, y esto se consigue a través de varias vías, como un sólido crecimiento económico, la seguridad de los ciudadanos y la mejora de su calidad de vida. Para cumplir estos propósitos, debemos construir un Estado serio y eficiente, con instituciones que brinden seguridad jurídica, privilegien el bien general sobre el particular, que protejan la propiedad privada y fomenten la competencia. 

 

HUMBERTO DE LA CALLE

La reducción de la pobreza y de la desigualdad. Mi propuesta para cumplir esa meta se llama ‘Primero los pobres’. Más de 15 millones de colombianos necesitan de la mano solidaria del Gobierno y del resto de la sociedad. Mi gobierno tendrá como objetivo lograr más crecimiento econó- mico, pero crecimiento incluyente. La meta no es la de ayudar a los pobres a soportar su situación. Lo que buscamos es que dejen de ser pobres. 

 

IVÁN DUQUE

Nuestra prioridad será crear un círculo virtuoso que empieza con la legalidad, lo cual implica una lucha frontal contra el crimen organizado y la impunidad. La legalidad irá acompañada de emprendimiento, que es generar un entorno adecuado para que las personas puedan crecer y crear empresas. Con legalidad y emprendimiento podremos construir equidad y formalizar el empleo para que más ciudadanos contribuyan a salud y pensión. 

 

GUSTAVO PETRO

Mi prioridad es el saber, que va más allá de la educación formal. Una economía sostenible y contemporánea implica que el conjunto de la sociedad, no solo la juventud, acceda a niveles de saberes productivos.

 

IMPUESTOS

 

SERGIO FAJARDO

El primer punto es reconocer la difícil situación fiscal del país y el limitado margen de maniobra que heredará el próximo gobierno en materia económica. Revisaremos con responsabilidad y rigor la necesidad de una reforma tributaria, dependiendo de la evolución del recaudo. Analizaremos la posibilidad de reducir la carga impositiva, estudiando la eliminación de exenciones que no se justifiquen y la ampliación del número de contribuyentes. Estamos convencidos de que medidas importantes en materia fiscal se pueden lograr con una gestión proactiva y transparente del Gobierno Nacional. Por ejemplo, la modernización de la DIAN, blindándola de la politiquería, implementando la factura electrónica y promoviendo la formalización empresarial y laboral, entre otras. Jamás haré algo que detesto: decir mentiras en campaña para lograr unos votos y después, sin sonrojarse, traicionar lo que se prometió. No prometo firmar en piedra nada que no esté convencido de que vamos a hacer. 

 

GERMÁN VARGAS LLERAS

Resolveremos los problemas de nuestro sistema tributario con reglas claras, simples y estables, pocos tributos, tarifas bajas y control a la evasión y al contrabando. Una reforma que reduzca la carga tributaria de los asalariados y las empresas formales, para concentrar los esfuerzos de fiscalización del Estado en quienes evaden los tributos en cuantía cercana a 80 billones de pesos al año y en quienes introducen anualmente 6.000 millones de dólares de contrabando. La suma de todos los impuestos que soportan los empresarios no puede superar el 30% de sus utilidades. Gravámenes como el impuesto a la riqueza, la renta presuntiva y el impuesto a los dividendos deben desaparecer. El ICA y el 4 por mil deben tratarse como una retención en la fuente que se cruce contra el impuesto sobre la renta, de suerte que no incrementen la carga impositiva final. El IVA sobre la maquinaria y equipo que adquieren nuestras empresas debe eliminarse y el sector agropecuario debe someterse a una tarifa de impuesto sobre la renta del 10% por un período de 30 años, que atraiga inversionistas nacionales y extranjeros. Todo esto para lograr el objetivo final de que la economía colombiana crezca a una tasa superior al 5% anual.

 

HUMBERTO DE LA CALLE

En Colombia tenemos una tasa muy alta de impuestos para nuestro sector productivo, y esto desestimula su actividad. A la vez tenemos una tasa de evasión muy alta. Los más ricos pagan pocos impuestos y los trabajadores de ingresos medios son los que acaban sosteniendo las tareas del Estado. Con la ayuda de la tecnología y la cooperación internacional vamos a rastrear el dinero que llega a los paraísos fiscales. De esta manera combatiremos la evasión y aseguraremos que los que más tienen paguen más. En la medida en que el recaudo aumente, podremos disminuir la tarifa de renta para las pequeñas y medianas empresas, que hoy tributan al 34%. 

 

IVÁN DUQUE

Tenemos que bajar los impuestos a las empresas que generen empleo formal. La tasa efectiva de tributación supera el 50% y hay sectores y tipos de empresas donde la carga tributaria puede superar el 70%. Los empresarios están ahogados por un sistema tributario complejo e ineficiente que tiene paralizado el aparato productivo y castiga la formalidad. Necesitamos reducir la carga tributaria, diferenciar tarifas de renta corporativa entre la grande, mediana y la microempresa, reducir trámites inútiles, eliminar gastos innecesarios, reformar la administración pública para generar eficiencias, aplicar exenciones a inversiones productivas que generen empleos formales y reducir la evasión de renta y de IVA al menos un 50% en los próximos cuatro años. 

 

GUSTAVO PETRO 

En Colombia la línea de las últimas 15 reformas tributarias ha sido la misma: sustentar la financiación del Estado en clase media y consumidores, y alivianar las cargas del gran capital. La crisis económica de 2008 demostró que la tesis de bajarle los impuestos al gran capital y desrregularlo no llevó a un crecimiento del empleo, sino al desplome del empleo. Hay que hacer una reforma tributaria pero con un sentido filosófico completamente diferente de lo que se ha planteado en los últimos 20 años. Hay que aumentar impuestos porque hay que aumentar el gasto social en la construcción de un Estado social de derecho, que reduzca la desigualdad. ¿Dónde nos moveríamos? Donde creemos que puede haber mucha coherencia entre el impuesto y el proyecto económico que defendemos: transitar de una economía extractivista, que es lo que tenemos, hacia una economía productiva. Los impuestos deben ser coherentes con ese ajuste. Uno: un incremento sustancial del impuesto predial sobre el latifundio improductivo. Dos: eliminar las exenciones, excepto las que tienen que ver con la infraestructura para el saber, la extensión de las redes informáticas y las energías limpias. Tres: la tasa carbón a las importaciones, que operaría con un arancel. Graba las emisiones de gases de efecto invernadero que los diversos productos han tenido en su recorrido para ser producidos o consumidos. Es un proteccionismo pero a la producción interna limpia. Cuatro: los impuestos a las remesas de utilidades. Si una multinacional viene aquí y gana, pues que reinvierta. Si quiere, por necesidad, sacar la plata, que pague un impuesto. Y cinco: el incremento al impuesto de dividendos. La idea es que el Estado deje de financiarse con la clase media y empiece a financiarse con los grandes capitales.

 

PAZ Y ELN

 

 

SERGIO FAJARDO

Nosotros respaldamos, por convicción, los acuerdos de paz con las Farc. Trabajaremos por el respeto a lo acordado. Eso no es un capricho, es una responsabilidad del Estado colombiano. El Eln, en las últimas semanas, le dio una bofetada al país. Ellos rompieron, con sus acciones, la negociación y, hasta que den pruebas claras de voluntad de paz, no puede continuar ese proceso.

 

 

GERMÁN VARGAS LLERAS

En el marco de la implementación de los acuerdos con las Farc, debemos revisar y mejorar aspectos que para nosotros son centrales, como la justicia, la erradicación del narcotráfico y de toda forma de criminalidad, y la entrega de todos los bienes para la reparación de las víctimas. Si las Farc van a participar en política, deben comparecer de forma previa ante la justicia especial. Las disidencias de las Farc no pueden convertirse en un nuevo cartel o en la retaguardia militar de los desmovilizados. Por tanto, la fuerza pública debe atacar con contundencia esas estructuras. Las víctimas son y deben ser el centro de los acuerdos. Por lo que durante la implementación velaremos por la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición. En cuanto al proceso con el Eln, considero que es evidente que ese grupo no tiene voluntad alguna de negociación. La seguridad de los colombianos debe ser recuperada. Por tanto, ese grupo debe recibir una respuesta contundente con toda la fuerza del Estado. 

 

 

HUMBERTO DE LA CALLE

Lo que debe hacer Colombia es no desfallecer en consolidar una paz que vaya más allá del silencio de los fusiles. Hacer trizas los acuerdos con la guerrilla sería una locura, una insensatez. El director de la Fundación Corazón Verde publicó en una columna que en el último año murieron cerca de 150 policías, mientras que hace 7 años morían 700. Es algo inaceptable, pero no podemos negar que hay frente a nosotros un avance tremendo. Los atentados recientes del Eln son inaceptables y causan gran frustración y pesimismo entre los colombianos. Hay que pedirle a esa guerrilla que dé muestras reales de su intención de alcanzar la paz. Mientras no lo haga no podrán pactarse condiciones para un nuevo cese al fuego. 

 

 

IVÁN DUQUE

A los acuerdos con las Farc hay que hacerles modificaciones estructurales. Todo aquello que amenace la institucionalidad del país hay que cambiarlo. Yo he dicho, ni trizas, ni risas. Entonces, tampoco se trata de hacer trizas los acuerdos, porque hay que mantener aquello que supone un mínimo como los aspectos que sean generosos con la base guerrillera con justicia, aquello que permita la desmovilización, el desarme y la reinserción, siempre y cuando no haya reincidencia y haya verdad, justicia y reparación, pero hay que hacer cambios de fondo. ¿Cuáles? El narcotráfico no puede ser un delito amnistiable ni conexo al político, la erradicación y la sustitución de cultivos ilícitos debe ser obligatoria y no voluntaria; las armas, bienes y dineros escondidos deben suponer la pérdida de todos los beneficios. Debemos garantizar que las Fuerzas Militares no sean homologadas frente a la justica con los grupos ilegales, y no podemos permitir que responsables de crímenes de lesa humanidad lleguen al Congreso sin reparar a las víctimas, sin decir y reconocer toda la verdad y sin haber cumplido penas efectivas. Para el Eln el mensaje es claro: si quiere desmovilizarse, desarmarse y reintegrarse, debe suspender todas sus actividades criminales y terroristas, y concentrarse con verificación y supervisión internacional. Es posible que haya reducción de penas para ellos, pero con justicia, sin impunidad y sin negociar la agenda de Colombia como lo han pretendido desde Quito.

 

 

GUSTAVO PETRO

El acuerdo se cumple. Lo peor que podría suceder en términos de violencia es un Estado que incumpla su palabra. Si este Gobierno no firma un acuerdo con el Eln, lo haremos nosotros. Ahora, no hay que confundir acabar la guerra con hacer la paz. Hacer la paz implica poner a andar un proceso social de transformaciones fundamentales que garanticen el desarrollo de un Estado social de derecho.

 

 

EDUCACIÓN Y CIENCIA

 

SERGIO FAJARDO

Haremos un pacto nacional por la educación, de manera que todo ciudadano esté pendiente de lo que significa apostarle a la capacidad de nuestra gente como proyecto de país. Con ese pacto, podremos hablar de la financiación de la universidad pública, de la modernización de la infraestructura escolar, de la atención a la primera infancia y de una nueva página en la que los protagonistas no sean los guerrilleros o los paramilitares sino los docentes. Impulsaremos la educación rural con programas pertinentes y el uso y apropiación de la TIC. Desarrollaremos el programa “Jóvenes con Futuro”, para que la población que está a las puertas de la criminalidad y la ilegalidad regrese al mundo de la educación y de la actividad productiva. El sistema de ciencia y tecnología contará con el respaldo político y económico que no ha tenido, mediante una inversión pública y privada que permita alcanzar la meta del 1% del PIB. La polí- tica de ciencia y tecnología y el apoyo al emprendimiento estarán orientados al incremento de la productividad, la innovación y la competitividad. La investigación básica y aplicada se dirigirá a solucionar problemas prioritarios, como la vivienda, la salud, la protección del medio ambiente, al tiempo que impulsará las energías renovables, la industria y el desarrollo rural.

 

 

GERMÁN VARGAS LLERAS

Mi mayor apuesta será transformar la calidad, incrementar la cobertura y disminuir la deserción de la educación pública. La educación pasará de representar el 4,5% del PIB al 6%. Vamos a alcanzar cobertura universal para todos los 2’500.000 niños vulnerables menores de cinco años con la estrategia integral ‘de Cero a Siempre’. Duplicaré la jornada única y llevaré a más de 500.000 niños y jóvenes que están por fuera del sistema educativo a los colegios, y, de la mano de los maestros, apoyándolos para su profesionalización y dignificación, innovaremos los currículos para mejorar la calidad de los aprendizajes. Fortaleceré la educación superior con más recursos para las instituciones públicas y ampliaré cobertura con calidad. Crearemos más de 320.000 nuevos cupos para nuestros jóvenes bachilleres en las regiones. Y voy a crear la Superintendencia para la Educación, para asegurar la calidad de la educación y el buen uso de los recursos. El desarrollo de la ciencia es una tarea pendiente. Aumentaremos el presupuesto de investigación de las universidades públicas y prácticamente duplicaremos el presupuesto de Colciencias. 

 

 

HUMBERTO DE LA CALLE

La educación es la mejor inversión que una sociedad puede hacer. El Gobierno ha acertado al asignarle una parte importante del presupuesto al sector educativo, y para mí es una señal de que debemos seguir por este camino. En particular, tenemos que avanzar de manera importante en tres frentes: nuestra primera obligación es la de nivelar la cancha en materia de calidad; fortaleceremos la educación pública media y básica, particularmente en las regiones, donde el Estado históricamente no ha estado presente. En segundo lugar, queremos integrar la formación tecnológica a la educación escolar. Así nuestros jóvenes podrán contribuir con el desarrollo del país apenas terminen el colegio. Tercero, convertiremos el Ministerio de Educación en el Ministerio de la Inteligencia, para fortalecer la tecnología y el desarrollo, y la formación técnica en el exterior. Por último, un pilar muy importante de mi gobierno para el sector educativo será el fortalecimiento de la educación superior. Mantendremos el programa ‘Ser Pilo Paga’, pero haremos las reformas necesarias para darle un nuevo impulso a la universidad pública. También eliminaremos el Icetex y crearemos un fondo de crédito social para que los jóvenes puedan estudiar sus carreras sin que esto les implique empeñar su futuro profesional. El expresidente Alfonso López Pumarejo creó la Universidad Nacional tal y como la conocemos hoy. Su lema era “la revolución en marcha”. Mi lema es “la paz en marcha”, de modo que seguiremos por el camino de fortalecer la educación superior pública.

 

 

IVÁN DUQUE

Debemos trabajar por nivelar la ‘cancha’ de la educación entre los estratos altos y los ciudadanos más vulnerables. Para ello debemos empezar por garantizar una buena nutrición, un niño con hambre no aprende; debemos solucionar el déficit de preescolares de alta calidad en zonas y municipios vulnerables (proponemos construir 1.000) y le apostaremos a la jornada única para todos los estudiantes y a la doble titulación: que los estudiantes salgan con el título de bachiller en una mano, y con el de técnico en la otra. En materia de ciencia y tecnología el primer reto que tenemos es aumentar el gasto, que está hoy en 0,2% del PIB y que debemos llevar al menos al 1% del PIB en los próximos cuatro años. Necesitamos fortalecer las instituciones, el fondo Emprender, el fondo Innpulsa y Colciencias. Debemos también garantizar que los recursos de ciencia y tecnología de las regalías realmente lleguen a proyectos de gran impacto nacional, e incentivar para que las empresas y las universidades aumenten la inversión en ciencia y tecnología y se vinculen con actividades productivas que generan valor agregado. Nosotros estamos proponiendo, por ejemplo, una exención de renta por 5 años a cambio de generación de empleos formales permanentes en nuevas industrias. 

 

 

GUSTAVO PETRO

La educación colombiana no incentiva la investigación desde la primaria. Se ha centrado en hacer seres humanos competitivos, de ahí el crecimiento del matoneo pero no del trabajo en equipo. Hoy el desarrollo de la investigación en ciencia y tecnología es trabajo en equipo. Hay que desarrollar un cambio de perspectiva de la educación de trabajo en equipo desde el principio. La primera propuesta es la atención integral en primera infancia. La educación en primera infancia es el juego y el arte. Si no hay primera infancia que ame el saber y el trabajo en equipo, no va a haber nada más adelante. No va a haber investigación. El segundo énfasis en el aparato institucional educativo es la educación superior pública y gratuita. El presupuesto de la educación pública va a crecer. Actualmente es de 30 billones. Un 10 por ciento va a la universidad. Si yo quisiera un sistema de educación público y gratuito, en el máximo escenario de costos, tengo que hacer saltar en 16 billones de pesos el presupuesto de educación superior. Sin eso es imposible hacer ciencia y tecnología. El verdadero espacio de la ciencia y tecnología no es Colciencias, sino la universidad. 

 

 

 

CORRUPCIÓN

 

SERGIO FAJARDO

El primer paso para enfrentar la corrupción es hacer campañas políticas distintas a las de la política tradicional. Suena trivial pero no lo es: si hay un candidato que se gasta ‘ríos’ de plata, hace negociaciones por todo el país con políticos cuestionados y, por debajo de la mesa, promete cargos y contratos a cambio de apoyo, por más que diga que va a luchar contra la corrupción, está mintiendo. Nosotros hacemos campañas ciudadanas, cívicas, caminando las calles y hablando con la verdad. Ahí ya estamos luchando contra la corrupción. Por supuesto que vamos a revisar leyes, pero eso es lo clásico en Colombia, para cada problema, una ley que después no se respeta. La lucha contra la corrupción parte de una convicción ética. Esa no se puede decretar. Vamos a gobernar de manera distinta. Basta con revisar lo que hicimos en Medellín y en Antioquia. Recibimos el departamento en los peores lugares en transparencia y lo entregamos en el primer lugar. Esto no lo digo yo, lo dice la Procuraduría General de la Nación y Transparencia Internacional. Ya iremos presentando esas propuestas pero, no se engañen, lo más importante es la manera de conducir la campaña.

 

 

GERMÁN VARGAS LLERAS

Considero esencial fortalecer los concursos pú- blicos para seleccionar los mejores funcionarios y jueces, y permitir que la comunidad califique el servicio que prestan. En materia de contratación pública, todos los procesos serán públicos para que la comunidad pueda vigilarlos, y exigiremos pliegos tipo en todas las entidades para evitar los fraudes. Crearemos un sistema nacional de información de todas las entidades públicas y financieras, para descubrir y sancionar a los corruptos. También exigiremos la implantación de códigos de buen gobierno y compliance en todas las entidades públicas y privadas.

 

 

HUMBERTO DE LA CALLE

El dinero siempre deja huella, y ya existe la tecnología necesaria para seguir su rastro. Así que, entre teconología y cooperación internacional para bloquear paraísos fiscales estoy seguro de que podremos reducir la corrupción de manera importante. Por otro lado, está la cultura del no todo vale. Desde la Presidencia daré ejemplo de esto: no vamos a permitir que siga el negocio de plata o puestos por votos. No toleraré la más mínima manifestación de ‘mermelada’ y me emplearé a fondo para acabar con el clientelismo. Tampoco voy a permitir la casa por cárcel para los corruptos ni la rebaja de penas por colaboración con la justicia en los términos en que viene siendo planteada. 

 

 

IVÁN DUQUE

Cero tolerancia con cualquier forma de corrupción. Primero, es necesario que trabajemos desde la prevención, debemos inculcar valores cívicos desde la familia y desde el sistema educativo; volver a las cátedras de cívica. Por otro lado, debemos limitar la contratación directa; desmontar los carteles de únicos proponentes; prohibir la contratación con el Estado de por vida para las empresas y dueños de las mismas que corrompan a funcionarios; eliminar las partidas globales en el presupuesto; sancionar a los funcionarios que incurran en estas prácticas; limitar los periodos en cargos de elección popular; implementar transparencia, haciendo públicas las discusiones presupuestales; activar mecanismos efectivos y ciudadanos de denuncia, y establecer la expropiación exprés de los bienes y dineros desviados o apropiados por los corruptos. Debemos generar una cultura de la legalidad, de la ética, donde sancionemos al que peca por la paga y al que paga por pecar. 

 

 

GUSTAVO PETRO

El hilo conductor de la lucha contra la corrupción ha sido encarcelar la política, lo cual no ha disminuido la corrupción. Hacer política, para alguien que quiere hacer política decente, de cualquier ideología, se volvió imposible. Pero ese encarcelamiento no ha acabado con la corrupción. Hemos equivocado el camino. Antes no había tanta corrupción porque la forma de enriquecimiento en Colombia era a través del dinero trabajado. El problema comienza cuando las formas de enriquecimiento en Colombia son con dineros no trabajados: ilegales, como los derivados de la cocaína, y legales, como las regalías del carbón y del petróleo. Esos dineros fáciles hacen que coger una parte de esos dineros derive en corrupción. La corrupción disminuye en Colombia si volvemos a un sistema económico productivo: la generación de riqueza con base en la producción.

 

 

REGLA FISCAL

 

SERGIO FAJARDO

Vamos a respetar la regla fiscal, pues no podemos poner en riesgo la sostenibilidad de las finanzas públicas. Eso será posible porque nuestra lucha contra el clientelismo y la corrupción, así como la modernización de la DIAN, facilitarán reordenar el gasto público. De esa manera, podremos consolidar los programas del posconflicto y crear ambientes favorables para el desarrollo tecnológico y de la innovación que permitan una mayor productividad y competitividad de las empresas, y una gran modernización del agro. 

 

 

GERMÁN VARGAS LLERAS

La regla fiscal busca garantizar la sostenibilidad de las finanzas públicas mediante un control del déficit fiscal y del endeudamiento público. La propuesta es mantener la regla fiscal y cumplirla, con disciplina en la formulación y ejecución presupuestal, para cerrar la brecha entre ingresos y gastos. Desde luego, con un incremento sustancial en los ingresos de la Nación, como resultado de la lucha contra la evasión y el contrabando, y un control estricto del gasto público, que asegure la máxima eficiencia en su aplicación.

 

 

HUMBERTO DE LA CALLE

La regla fiscal está impidiendo que el Estado haga inversiones necesarias para reactivar la economía. Pero es una garantía de que el gasto está dentro de unos límites razonables. Mi propuesta es tratar de flexibilizar la regla fiscal, pero sin populismo, dándoles garantías a los inversionistas de que la situación macroeconómica del país será estable y que tendrán estabilidad jurídica. 

 

 

IVÁN DUQUE

La regla fiscal debe cumplirse en condiciones progresivas acordes con los cambios estructurales que hemos vivido. Por eso es necesario examinar plazos y esterilizar parte de los ingresos petroleros generando ahorros estructurales.

 

 

GUSTAVO PETRO

La regla fiscal es un invento neoliberal. Lo que dice la ley es: disminuya el endeudamiento y disminuya el déficit. Pero no aumente impuestos. En el fondo se trata de sustituir inversión pública por inversión privada. Si hay inversión pública, va a haber disminución de la privada. Todos esos son supuestos ideológicos. Eso no significa que voy a hacer estallar el gasto público, sino que no me ‘como el cuento’ ideológico. No es cierto que necesitemos disminuir el gasto público. Necesitamos aumentarlo, no emitiendo dinero sino aumentando los impuestos sobre el gran capital. 

 

 

 

*Publicado en la edición impresa de febrero de 2018.