18 de octubre del 2019
Foto | Pixabay
15 de Agosto de 2017
Por:
Catalina Barrera

A principios de agosto el mundo conoció un documento filtrado por el diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung en el que Francia y Alemania apostaban por la creación de un “euroejército” con la intención de independizarse militarmente de Estados Unidos. ¿Qué tan viable puede ser?

¿Es posible la construcción de un “euroejército”?

 

Durante la cumbre de la OTAN de este año, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, consideró a la Organización del Tratado del Atlántico Norte como “obsoleta” y comprometió a los países aliados a dedicar el 2% de su PIB a la defensa, acuerdo que ya se había firmado pero que no se ha cumplido.

 

Sin embargo, luego del Brexit y del tan sonado America First de Trump, la creación de un “euroejército” parece buscar profundizar en la integración de quienes quedan. REVISTA CREDENCIAL habló con Jocelyn Mawdsley, profesora senior de Política de la Universidad de Newcastle, Inglaterra, para saber qué tan posible es que esto suceda.

 

 

¿Tienen realmente Alemania y Francia el poder para crear unas fuerzas militares independientes?

 

No creo que la independencia militar sea viable o realmente deseada por muy mal que se perciba la presidencia de Trump. La postura nuclear de la OTAN no puede ser replicada sin grandes cambios de política y tiempo, y Europa depende del acuerdo de Berlín Plus para utilizar los activos de la OTAN comúnmente debidos. Si nos fijamos en la intervención de Libia, los límites a la independencia europea fueron claros. De lo que habla la Unión Europea (UE) es de la autonomía estratégica, que es un concepto bastante vago.

 

¿Cuál sería el poder que tendría la unión entre Alemania y Francia sobre las decisiones políticas y militares de Europa y el mundo?

 

En realidad es bastante limitado su alcance y es poco probable que tenga mucho impacto en el resto del mundo. Hay desacuerdos significativos entre los dos sobre el uso de la fuerza y ​​pocos signos de que estos hayan desaparecido. Cualquier defensa de la UE depende esencialmente de la participación de los Estados miembros. Las nuevas posibilidades financieras podrían permitir esa cooperación, pero solo si existe voluntad política. Es difícil imaginar que un ejército europeo se convierta en una realidad. Dan Keohane, investigador principal del Centro de Estudios de Seguridad de ETH Zürich, tiene razón cuando se muestra escéptico sobre el potencial de la cooperación franco-alemana: “Francia ha hecho varias propuestas concretas con Alemania para reforzar la cooperación militar de la UE. Pero pocos franceses tienen expectativas demasiado ambiciosas sobre el potencial de la asociación franco-alemana para desarrollar políticas militares de la UE mucho más fuertes. El actual gobierno alemán se opone firmemente a las propuestas francesas de excluir algunos (si no todos) gastos de defensa de los cálculos del déficit presupuestario de la UE”.

 

Ver http://carnegieeurope.eu/strategiceurope/68582?lang=es 

 

Después del Brexit, ¿son estas decisiones buenas o malas para Europa?

 

Probablemente pragmáticas. Ni el Reino Unido ni EE. UU. son socios confiables en este momento, por lo que es comprensible que los Estados europeos quieran tratar de encontrar alguna alternativa. No es sencillo, sin embargo, como ya lo he dicho.

 

Si la contribución de Estados Unidos a las fuerzas militares en este momento es probablemente del 22%, ¿los países de la OTAN lograrían esa misma contribución sin la ayuda de EE. UU.?

 

Es muy improbable. Tanto Francia como el Reino Unido están luchando para mantener sus presupuestos de defensa a la luz de los desafíos económicos (es probable que el Brexit empeore la economía del Reino Unido considerablemente y además Emmanuel Macron hizo recortes de defensa recientemente). Son los dos gastadores más altos con cierta distancia. Ha habido aumentos en el gasto en defensa por parte de algunos países europeos, como Polonia por ejemplo, pero EE. UU. acorta el gasto militar europeo, y hay pocas señales de que eso cambie.