22 de febrero del 2020
8 de Abril de 2013
Por:

¿Cómo sobreviven los policías en las violentas calles de Los Ángeles? 

Por Emilio Sanmiguel

En la mira

La ciudad es conocida por sus pandillas. La mayoría tiene como integrantes a mexicanos ilegales que deciden tomar la vía fácil para sostenerse en Estados Unidos: casi inevitablemente engrosan las filas del narcotráfico. En ese ambiente, la Policía de Los Ángeles debe cada día dar duras batallas con la temeraria consigna de “Vigila tu espalda, cada turno puede ser el último”. End of Watch (o En la mira, su traducción al castellano) acompaña a un par de agentes en varias de sus misiones: como lo expresa alguno de los protagonistas, tendrán que enfrentar hasta al mismísimo diablo.

Encontramos a los agentes Brian Taylor y Mike Zavala y sentimos un atípico pero refrescante tono realista en este par de personajes que, si bien reúnen todas las acciones y léxico de los acostumbrados en la pantalla grande, nos van mostrando un muy bien logrado lado humano: somos testigos de la vida de personas que, a la par con su oficio, llevan una existencia llena de sueños, de querer formar una familia, de preocuparse por la hipoteca y de cumplir con sus familias. Pero tras una redada, este par de hombres, que tratan de cumplir con su deber, cortan una de las mil cabezas que tienen los carteles mexicanos en Los Ángeles y a partir de ese instante se convierten en objetivos de guerra.

Pero En la mira no sólo abarca las vidas de los policías y las pandillas mexicanas. También examina a la comunidad negra, que tiene un nuevo enemigo: los venidos de México y los chicanos. El largometraje nos presenta de manera visceral esas peleas que dejan muertos de cada bando. A esto se suma el examen que se hace al consumo de drogas y a la forma como los jóvenes terminan atrapados por un mundo de violencia.

Con un equilibrado ritmo que conjuga muy bien las dosis de suspenso, el mundo del crimen y las secuencias de acción, tenemos un impactante largometraje alejado de todos los clichés y las reforzadas escenas de policías y ladrones. A cambio recibimos un relato de la vida de dos seres humanos que escogieron el lado de la ley para realizarse como personas, y que encuentran en arriesgar su vida la forma de salir adelante. Está claro: se trata de un drama de acción, pero con sentido, donde los héroes son de carne y hueso.

 

 

Lawless (Los ilegales)

En la depresión norteamericana, donde el alcohol era ilegal y en las granjas las familias se dedicaban a la producción artesanal de bebidas, especialmente whisky, aparecen los Bondurant, los tipos duros, para algunos inmortales, un grupo de hermanos que no vacilan ante los gánsteres de la época ni mucho menos ante los policías corruptos que quieren someterlos. Pero tanta valentía tendrá un fin sangriento en una historia donde paradójicamente aparece el amor.

UN SANGRIENTO RELATO MEZCLADO CON ALCOHOL.