28 de noviembre del 2020
Fotografías | Archivo particular
23 de Julio de 2020
Por:
Redacción Credencial

En exclusiva, Revista Credencial habló con Maslany, quien interpreta a la hermana Alice en Perry Mason, un drama legal ambientado en Los Ángeles de 1932, basado en las novelas y cuentos cortos publicados por Erle Stanley Gardner.

#EnEntrevista con Tatiana Maslany

  • ¿Qué le llamó la atención de Perry Mason y cómo se involucró? 
TM: Fui muy afortunada al ser convocada para el papel. ¡No lo podía creer! Matthew Rhys es alguien a quien siempre admiré mucho y con quien estaba ansiosa por trabajar. Además, el personaje de la Hermana Alice me entusiasmaba mucho. Es tan impredecible y diferente de todos los otros personajes que he tenido. Tenía muchas preguntas sobre ella porque es muy intrigante y sorprendente: cada escena que leía me preguntaba qué iba a hacer después. Estaba ansiosa por probarme sus zapatos. 
 
  • ¿Qué nos puede contar sobre la Hermana Alice y cómo se vincula ella con el caso?
TM: La Hermana Alice es una predicadora evangélica, líder de la Asamblea Radiante de Dios y es el centro de cientos de feligreses que se congregan todas las semanas, a quienes llega con su mensaje a través de la radio. Tiene ese estatus icónico de estrella de rock, pero entre bambalinas tiene una vida diferente, bastante misteriosa. Para mí es mucho más compleja de lo que aparenta en el escenario. Su iglesia se transforma en parte de la investigación sobre la muerte del niño Charlie Dodson, ya que muchas de las personas involucradas en el caso también van a esa iglesia. Alice siente una conexión especial con Emily, la madre de Charlie, debido a la pérdida que experimenta -el dolor y la injusticia- y entonces la toma bajo su ala.
 
  • ¿Cuáles eran sus conocimientos previos de Perry Mason?
TM: ¡No tenía ni idea! Nunca lo había oído nombrar, con lo que para mí fue un lienzo en blanco. Cuando leí el guion y me enteré del legado no investigué mucho más en otros materiales de Perry Mason porque sentí que Alice no estaba conectada en realidad con nada de eso y el programa es una pieza propia e independiente. Estaba más interesada en investigar a la Hermana Aimee Semple McPherson, que fue predicadora en Los Ángeles en la época en la que Alice también lo hubiese sido. Era el tipo sobre el cual Alice se basaba. Ella tenía esta personalidad imponente que revolucionó la manera en la que se predicaba, me refiero a llegar a las personas a través de la TV o la radio. Es alguien de quien no estaba enterada hasta que los guionistas me comentaron sobre ella. Sin embargo, fue un excelente punto de referencia.
 
  • ¿Qué más hizo para prepararse para el papel?  
TM: Había mucho en el guion, como para abalanzarse... Pero, también leí los libros de sermones de la Hermana Aimee Semple. Leí un libro que narraba su trayectoria hasta convertirse en predicadora y también escuché las grabaciones de audio y vi algunos videos en YouTube, donde pude observar su estilo de predicar. La Hermana Alice es una mujer inusual porque al mismo tiempo predica humildad, ¡y también tenía un abrigo de zorro sobre sus hombros! Es una contradicción cool y sentí que eso era un aspecto realmente interesante de Alice. Ella tiene una cualidad intocable alrededor, pero al mismo tiempo es muy del pueblo.
 
  • Lo que nos lleva a un vestuario espectacular...
TM: ¡Nunca había tenido tantas pruebas de vestuario en mi vida! Nuestra increíble diseñadora de vestuario logró tal nivel de detalle que quería explorar y que siempre reflejaba la emoción del personaje. El lugar donde se encontraba la persona en ese viaje se ve en el vestuario. Si bien se trata de una ficción ambientada en una época específica, también había muchos detalles en cuanto a los matices del crecimiento o de regresión, por lo tanto, fue esclarecedor trabajar con alguien como ella. A mí no me serviría ninguna de las piezas del vestuario para la vida real, pero ¡ojalá tuviese esa peluca!  
 
  • ¿Qué escena particular se le quedó grabada en la memoria?
TM: Hay una escena en el episodio tres después de que Alice da un sermón importante y ella está detrás de escena junto a Perry. Uno ve por primera vez que existe una conexión entre Perry y Alice, pero tampoco estamos seguros de qué tipo de conexión se trata. Haberme sentado frente a Matthew ese primer día realmente me dio información sobre quién era Alice. Obtienes tanta información de esas interacciones porque realmente te ponen el personaje en tus manos.
 
  • ¿Y hubo algún momento culminante cuando estuvo en el set?
TM: Hay una escena en el episodio cinco cuando Alice está haciendo una sanación divina con un hombre que no podía caminar y ella está en una plataforma en medio de una multitud. Percibimos esa sensación real de estrella de rock y todo el mundo se va entusiasmando. Nuestro director puso música de AC/DC cuando estábamos preparándonos para comenzar la toma y llevar a la multitud a ese lugar medio animal. Fue muy estremecedor tener toda esa gente y sentir la energía.  
 
  • ¿Qué tan exasperantes le parecieron los sermones?
TM: ¡Mi Dios! ¡Era tan aterrador! El primer sermón que tuve que dar fue frente a John Lithgow y otras quinientas personas y pensaba: "todas estas personas me dan miedo, pero él es el que más miedo me da". Lo había visto hacer unipersonales en el escenario y tenía tanta reverencia por él. Era como si me dijese "tú no tienes que estar aquí. ¿Por qué hago esto?". Él puede hacer cualquier cosa. En el set él tenía su libro de poesía con dibujos hechos por él mismo. Es una de esas personas que es excelente en todo lo que emprende. Una leyenda.
 
  • ¿Cómo se sintió cuando concluyó la grabación?
TM: En el peor de los momentos me siento devastada cuando algo se acaba. Independientemente de cuál haya sido la experiencia, siempre siento apego. Pero cuando uno trabaja con un personaje como Alice... la amé tanto. También amé al equipo técnico, los actores y, por supuesto, amé la historia. La última escena que filmé fue muy tarde a la noche con Gayle Rankin (Emily Dodson), que es extraordinaria. Teníamos esta escena en la que fumábamos afuera y nos convertimos en muy cercanas en el set. Se sentía como que habíamos estado juntas en ese inmenso viaje. En retrospectiva estaba llorando. Me sentí tan feliz de haberlo hecho… fue un momento muy especial.