16 de septiembre del 2019
6 de Septiembre de 2019
Por:
Mario Alcalá

Mario Alcalá, experto en cine, cuenta acerca de su opinión sobre el drama musical Teen Spirit en su columna de agosto. 

Cine | Alcanzando un sueño

VIOLET es una introvertida adolescente que lleva una vida infeliz. En el interior de su hogar no existe una figura paterna, tal vez porque esta se ha perdido allá, en un pasado insondable. La relación que sostiene con Marla, su madre, dista de ser entrañable; más bien, permanecen en una constante disputa por sus opuestos puntos de vista. Para colmo de males, la joven pasa sus días en la monótona existencia de un pequeño pueblo inglés, sintiéndose como la extranjera que es: una polaca que abandonó su país en busca de nuevas oportunidades. Es mesera en un baf que encierra bajo su techo las desgracias de sus clientes y, para hacer sus horas más llevaderas, canta en otro bar, peor que el primero. Allí entona viejas tonadas para un público que no envidiaría ni el menos escuchado de los músicos. 

 

Desde un autobús, Violet ve una valla que anuncia la presencia, en su lugar de residencia, de un reality que busca a jóvenes talentos para convertirlos en las próximas estrellas de la música. Teen Spirit es el concurso qure odría cambiarle la vida, pues la chica posee la voz y la figura que tanto buscan los organizadores. No obstante, al ser menos de edad, necesita la autorización de su madre, y la joven sabe –con total certeza– que con la ayuda de Marla no puede contar. Por eso, el siguiente giro de su destino es inesperado pero bienvenido: uno de los borrachines que la ven cantar, llamado Vlad, se convierte en su amigo y mentor en esta aventura. 

 

En Teen Spirit , o Alcanzando un sueño, tenemos un filme de esos que mezclan –por partes iguales– tanto aciertos como errores. Su puesta en escena resulta apropiada para contar una historia de corte juvenil en la que se plasman los anhelos de una adolescente incomprendida. El uso de filtros, canciones, colores, movimientos de cámara y diferentes planos le hablan en su propio idioma a la audiencia a la que está enfocada la cinta. Sin embargo, Alcanzando un sueño cae en los clichés de largometrajes que tienen como hilo argumental el unierso dentro de los realities, con situaciones ya vistas una y otra vez en el pasado. Los personajes resultan aceptables, pese a un guion que los ocnduce por el camino de lo predecible. Esta película es como una mala canción con un buen coro. 

 

  • Ficha técnica: 

Título original: Teen Spirit 

Año: 2018, Reino Unido, Estados Unidos

Estreno: agosto de 2019

Idioma: inglés 

Duración: 93 minutos 

Géneros: drama, música

Director: Max Minghella 

Reparto: Elle Fanning, Agnieszka Grochowska, Zlatko Buric, Archie Madekwe