16 de octubre del 2018
Archivo Particular
12 de Junio de 2018
Por:
Redacción Credencial

Estas son las propuestas de los aspirantes a la Presidencia.

Petro vs. Duque

LA PPRIORIDAD

IVÁN DUQUE

Nuestra prioridad será crear un círculo virtuoso que empieza con la legalidad, lo cual implica una lucha frontal contra el crimen organizado y la impunidad. La legalidad irá acompañada de emprendimiento, que es generar un entorno adecuado para que las personas puedan crecer y crear empresas. Con legalidad y emprendimiento podremos construir equidad y formalizar el empleo para que más ciudadanos contribuyan a salud y pensión. 

 

GUSTAVO PETRO

Mi prioridad es el saber, que va más allá de la educación formal. Una economía sostenible y contemporánea implica que el conjunto de la sociedad, no solo la juventud, acceda a niveles de saberes productivos.

 

 

Impuestos

IVÁN DUQUE

Tenemos que bajar los impuestos a las empresas que generen empleo formal. La tasa efectiva de tributación supera el 50% y hay sectores y tipos de empresas donde la carga tributaria puede superar el 70%. Los empresarios están ahogados por un sistema tributario complejo e ineficiente que tiene paralizado el aparato productivo y castiga la formalidad. Necesitamos reducir la carga tributaria, diferenciar tarifas de renta corporativa entre la grande, mediana y la microempresa, reducir trámites inútiles, eliminar gastos innecesarios, reformar la administración pública para generar eficiencias, aplicar exenciones a inversiones productivas que generen empleos formales y reducir la evasión de renta y de IVA al menos un 50% en los próximos cuatro años. 

 

GUSTAVO PETRO 

En Colombia la línea de las últimas 15 reformas tributarias ha sido la misma: sustentar la financiación del Estado en clase media y consumidores, y alivianar las cargas del gran capital. La crisis económica de 2008 demostró que la tesis de bajarle los impuestos al gran capital y desrregularlo no llevó a un crecimiento del empleo, sino al desplome del empleo. Hay que hacer una reforma tributaria pero con un sentido filosófico completamente diferente de lo que se ha planteado en los últimos 20 años. Hay que aumentar impuestos porque hay que aumentar el gasto social en la construcción de un Estado social de derecho, que reduzca la desigualdad. ¿Dónde nos moveríamos? Donde creemos que puede haber mucha coherencia entre el impuesto y el proyecto económico que defendemos: transitar de una economía extractivista, que es lo que tenemos, hacia una economía productiva. Los impuestos deben ser coherentes con ese ajuste. Uno: un incremento sustancial del impuesto predial sobre el latifundio improductivo. Dos: eliminar las exenciones, excepto las que tienen que ver con la infraestructura para el saber, la extensión de las redes informáticas y las energías limpias. Tres: la tasa carbón a las importaciones, que operaría con un arancel. Graba las emisiones de gases de efecto invernadero que los diversos productos han tenido en su recorrido para ser producidos o consumidos. Es un proteccionismo pero a la producción interna limpia. Cuatro: los impuestos a las remesas de utilidades. Si una multinacional viene aquí y gana, pues que reinvierta. Si quiere, por necesidad, sacar la plata, que pague un impuesto. Y cinco: el incremento al impuesto de dividendos. La idea es que el Estado deje de financiarse con la clase media y empiece a financiarse con los grandes capitales.

 

Paz y ELN

IVÁN DUQUE

A los acuerdos con las Farc hay que hacerles modificaciones estructurales. Todo aquello que amenace la institucionalidad del país hay que cambiarlo. Yo he dicho, ni trizas, ni risas. Entonces, tampoco se trata de hacer trizas los acuerdos, porque hay que mantener aquello que supone un mínimo como los aspectos que sean generosos con la base guerrillera con justicia, aquello que permita la desmovilización, el desarme y la reinserción, siempre y cuando no haya reincidencia y haya verdad, justicia y reparación, pero hay que hacer cambios de fondo. ¿Cuáles? El narcotráfico no puede ser un delito amnistiable ni conexo al político, la erradicación y la sustitución de cultivos ilícitos debe ser obligatoria y no voluntaria; las armas, bienes y dineros escondidos deben suponer la pérdida de todos los beneficios. Debemos garantizar que las Fuerzas Militares no sean homologadas frente a la justica con los grupos ilegales, y no podemos permitir que responsables de crímenes de lesa humanidad lleguen al Congreso sin reparar a las víctimas, sin decir y reconocer toda la verdad y sin haber cumplido penas efectivas. Para el Eln el mensaje es claro: si quiere desmovilizarse, desarmarse y reintegrarse, debe suspender todas sus actividades criminales y terroristas, y concentrarse con verificación y supervisión internacional. Es posible que haya reducción de penas para ellos, pero con justicia, sin impunidad y sin negociar la agenda de Colombia como lo han pretendido desde Quito.

 

GUSTAVO PETRO

El acuerdo se cumple. Lo peor que podría suceder en términos de violencia es un Estado que incumpla su palabra. Si este Gobierno no firma un acuerdo con el Eln, lo haremos nosotros. Ahora, no hay que confundir acabar la guerra con hacer la paz. Hacer la paz implica poner a andar un proceso social de transformaciones fundamentales que garanticen el desarrollo de un Estado social de derecho.

 

Educación y ciencia

IVÁN DUQUE

Debemos trabajar por nivelar la ‘cancha’ de la educación entre los estratos altos y los ciudadanos más vulnerables. Para ello debemos empezar por garantizar una buena nutrición, un niño con hambre no aprende; debemos solucionar el déficit de preescolares de alta calidad en zonas y municipios vulnerables (proponemos construir 1.000) y le apostaremos a la jornada única para todos los estudiantes y a la doble titulación: que los estudiantes salgan con el título de bachiller en una mano, y con el de técnico en la otra. En materia de ciencia y tecnología el primer reto que tenemos es aumentar el gasto, que está hoy en 0,2% del PIB y que debemos llevar al menos al 1% del PIB en los próximos cuatro años. Necesitamos fortalecer las instituciones, el fondo Emprender, el fondo Innpulsa y Colciencias. Debemos también garantizar que los recursos de ciencia y tecnología de las regalías realmente lleguen a proyectos de gran impacto nacional, e incentivar para que las empresas y las universidades aumenten la inversión en ciencia y tecnología y se vinculen con actividades productivas que generan valor agregado. Nosotros estamos proponiendo, por ejemplo, una exención de renta por 5 años a cambio de generación de empleos formales permanentes en nuevas industrias. 

 

 

GUSTAVO PETRO

La educación colombiana no incentiva la investigación desde la primaria. Se ha centrado en hacer seres humanos competitivos, de ahí el crecimiento del matoneo pero no del trabajo en equipo. Hoy el desarrollo de la investigación en ciencia y tecnología es trabajo en equipo. Hay que desarrollar un cambio de perspectiva de la educación de trabajo en equipo desde el principio. La primera propuesta es la atención integral en primera infancia. La educación en primera infancia es el juego y el arte. Si no hay primera infancia que ame el saber y el trabajo en equipo, no va a haber nada más adelante. No va a haber investigación. El segundo énfasis en el aparato institucional educativo es la educación superior pública y gratuita. El presupuesto de la educación pública va a crecer. Actualmente es de 30 billones. Un 10 por ciento va a la universidad. Si yo quisiera un sistema de educación público y gratuito, en el máximo escenario de costos, tengo que hacer saltar en 16 billones de pesos el presupuesto de educación superior. Sin eso es imposible hacer ciencia y tecnología. El verdadero espacio de la ciencia y tecnología no es Colciencias, sino la universidad. 

 

Corrupción

IVÁN DUQUE

Cero tolerancia con cualquier forma de corrupción. Primero, es necesario que trabajemos desde la prevención, debemos inculcar valores cívicos desde la familia y desde el sistema educativo; volver a las cátedras de cívica. Por otro lado, debemos limitar la contratación directa; desmontar los carteles de únicos proponentes; prohibir la contratación con el Estado de por vida para las empresas y dueños de las mismas que corrompan a funcionarios; eliminar las partidas globales en el presupuesto; sancionar a los funcionarios que incurran en estas prácticas; limitar los periodos en cargos de elección popular; implementar transparencia, haciendo públicas las discusiones presupuestales; activar mecanismos efectivos y ciudadanos de denuncia, y establecer la expropiación exprés de los bienes y dineros desviados o apropiados por los corruptos. Debemos generar una cultura de la legalidad, de la ética, donde sancionemos al que peca por la paga y al que paga por pecar. 

 

 

GUSTAVO PETRO

El hilo conductor de la lucha contra la corrupción ha sido encarcelar la política, lo cual no ha disminuido la corrupción. Hacer política, para alguien que quiere hacer política decente, de cualquier ideología, se volvió imposible. Pero ese encarcelamiento no ha acabado con la corrupción. Hemos equivocado el camino. Antes no había tanta corrupción porque la forma de enriquecimiento en Colombia era a través del dinero trabajado. El problema comienza cuando las formas de enriquecimiento en Colombia son con dineros no trabajados: ilegales, como los derivados de la cocaína, y legales, como las regalías del carbón y del petróleo. Esos dineros fáciles hacen que coger una parte de esos dineros derive en corrupción. La corrupción disminuye en Colombia si volvemos a un sistema económico productivo: la generación de riqueza con base en la producción.

 

Regla fiscal

IVÁN DUQUE

La regla fiscal debe cumplirse en condiciones progresivas acordes con los cambios estructurales que hemos vivido. Por eso es necesario examinar plazos y esterilizar parte de los ingresos petroleros generando ahorros estructurales.

 

 

GUSTAVO PETRO

La regla fiscal es un invento neoliberal. Lo que dice la ley es: disminuya el endeudamiento y disminuya el déficit. Pero no aumente impuestos. En el fondo se trata de sustituir inversión pública por inversión privada. Si hay inversión pública, va a haber disminución de la privada. Todos esos son supuestos ideológicos. Eso no significa que voy a hacer estallar el gasto público, sino que no me ‘como el cuento’ ideológico. No es cierto que necesitemos disminuir el gasto público. Necesitamos aumentarlo, no emitiendo dinero sino aumentando los impuestos sobre el gran capital. 

 

 

 

*Publicado en la edición impresa de febrero de 2018.