New Home

Galerías

Colombia en escala de grises

Fernando Cano Busquets, uno de los hijos de Guillermo Cano, el director del diario El Espectador, quien murió baleado por el narcotráfico en la dura Colombia de los años ochenta, se graduó de filósofo en la Universidad del Rosario, en Bogotá, pero inició su vida profesional como reportero gráfico en 1974, gracias a pertenecer a familia de periodistas. Desde entonces, no solo ha sido un gran reportero con la pluma, sino con la mirada, que lo han hecho acreedor de diferentes premios. Se convirtió en el Premio Nacional de Fotografía 2017, que le otorgó el Ministerio de Cultura gracias a su trabajo País, homenaje en blanco y negro. Su obra es una colección de lugares recónditos y manifestaciones de la vida diaria de las diferentes regiones de Colombia. 

Así se realizó ‘Loving Vincent’

La película, que se estrena este 30 de noviembre en 20 salas de Bogotá, Cali, Medellín, Barranquilla, Bucaramanga, Cartagena, Manizales y Pereira en cuatro únicas funciones, da vida a las pinturas de Vincent van Gogh a través de ilustraciones hechas cuadro a cuadro. 

La japonesa pop

Yayoi Kusama es quizás la artista más importante de Japón. No solo tiene colecciones en lugares tan prestigiosos como el Museo de Arte Moderno de Nueva York y la Tate Gallery de Londres, sino que sus obras alcanzan millones de dólares en subastas. Nacida en Matsumoto, tiene 88 años y desde 1977 vive en un hospital siquiátrico de Tokio. De pequeña comenzó a sufrir de alucinaciones, que no se le han quitado y que, en cambio, marcaron el desarrollo de su obra: las series de puntos, las redes interminables y los espejos que dan la sensación de infinito son señales de que uno se encuentra frente a un trabajo suyo, influenciado también por el pop y el expresionismo abstracto. Después de un trasegar de fama y angustia (reconoce que si no fuera por el arte se habría suicidado), Yayoi abrió en octubre su propio museo en Tokio, con la exposición Mi alma eternacon algunas de sus piezas más representativas.

David Hockney, del óleo al iPad

En julio de 2017, el artista británico David Hockney cumplió ochenta años. Para celebrarlos, el Centro Pompidou, de París, en colaboración con la Tate Gallery, de Londres, y el Museo Metropolitano de Nueva York, organizó una retrospectiva conformada por más de 200 obras, que recorren su extensa carrera desde las primeras pinturas al óleo hasta sus trabajos con iPad. Ha dicho Didier Ottinger, comisario de la muestra, que Hockney es “un artista que no ha dejado de cuestionar el estilo y la técnica que emplea, de dar una forma amable a sus estudios aplicados a la historia de las imágenes, a las tecnologías aplicadas a su realización”. Y no le falta razón. Hockney es uno de los representantes más prolíficos del arte pop, y ha experimentado con toda suerte de formatos, soportes, temas y elementos pictóricos: retratos, paisajes, formas abstractas; óleo, acrílico, fotografía; telones y escenarios teatrales. Ha sido una indagación permanente sobre el color, el dibujo y la representación artística más allá de los lienzos. La exposición estará colgada hasta el 23 de octubre.

Un museo en el fondo del mar

Tras dos años de trabajo, el escultor británico Jason deCaires Taylor terminó las 12 instalaciones que conforman el Museo Atlántico de Lanzarote, un espacio de 2.500 metros cuadrados que abrió sus aguas en enero de este año. Ubicado a 14 metros de profundidad, cerca de la costa sur de Lanzarote (España), fue diseñado, según sus creadores, con un enfoque conservacionista para crear un arrecife artificial a gran escala. De hecho, las primeras 60 piezas, que fueron acopladas hace un año, ya son frecuentadas por tiburones ángel, bancos de barracudas y sardinas, pulpos, esponjas marinas y rayas mariposa.